lunes, 29 de julio de 2019

DESAGRAVIO


ASUNTO: SOBRE EL CUIDADO DE LOS SAGRARIOS.

Los saludo con afecto, en Dios nuestro Padre y en Jesucristo el Señor.

Sobre los recientes y lamentables hechos ocurridos en la Capilla San Pedro, de Parroquia San José de Cd. Lerdo, nos pone a todos en alerta, sobre el cuidado que todos los párrocos debemos tener en nuestras parroquias.

Por tal motivo, le exhortamos a todo el pueblo fiel de Dios, a no descuidar, por ningún motivo, las capillas de adoración perpetua, las capillas del santísimo. El pecado de sacrilegio contra la Eucaristía es una ofensa grave a Dios.  Al respecto recordamos los siguientes puntos que hay que tener en cuenta:

1. El fin primero de la reserva de la Eucaristía fuera misa es la del viático; los fines secundarios, son la distribución de la Comunión y la adoración de Nuestro Señor Jesucristo, presente en el Sacramento. La reserva de las especies sagradas, para los enfermos, ha introducido la laudable costumbre de adorar este manjar del cielo, conservado en las Iglesias. Este culto de adoración se basa en una razón muy sólida y firme; sobre todo porque a la fe en la presencia real del Señor le es connatural, su manifestación externa y pública. (Ritual de la Sagrada Comunión y Culto Eucarístico fuera de la Misa, N. 5., México. 2010)

2. La sagrada Eucaristía se reserva en un Sagrario inamovible y sólido, no transparente, y cerrado de tal manera que se evite al máximo el peligro de la profanación. De ordinario en cada Iglesia u oratorio habrá un sagrario, situado en la parte de la Iglesia u oratorio que sea distinguida, destacada, convenientemente adornada y apropiada para la oración.
Quien cuida de la Iglesia u oratorio, ha de proveer que se guarde con la máxima diligencia la llave del sagrario en que se reserve la sagrada Eucaristía. (Ritual de la Sagrada Comunión y Culto Eucarístico fuera de la Misa, N. 10., México. 2010)

3. La celebración más conveniente que se puede emplear para reparar la injuria causada a una Iglesia, sobre todo cuando ha sido profanada gravemente el Santísimo Sacramento, es la misa motiva de la Sagrada Eucaristía. (Ceremonial de los Obispos 1075-1077) (MR 1119, Edición Buena Prensa).

4. Es aconsejable, también el rezo del santo Rosario, ayunos, penitencias, sacrificios, obras de caridad, para reparar el sacrilegio.


Invitamos a los párrocos a ofrecer misas en desagravio por las ofensas cometidas al Señor en la Santa Eucaristía, jornadas de oración en esta semana, o algún otro acto de reparación.

Oremos por la salvación de todos los pecadores, especialmente por quienes desprecian la Santa Eucaristía.


Pbro. Teódulo Morales Mezo
Vocero

No hay comentarios:

Publicar un comentario