miércoles, 27 de marzo de 2019

ANTECEDENTES HISTÓRICOS DE LA DIÓCESIS


ANTECEDENTES HISTÓRICOS


Þ ANTES DE LA CONQUISTA

Se reconoce esta tierra como la cuna de la cultura Olmeca. Son muchas las huellas y testimonios dejados por los antepasados: ruinas, cerámicas, joyas y las llamadas “cabezas colosales”; el estudio de expertos en historia y arqueología, así lo manifiesta. La Diócesis de San Andrés Tuxtla esta ubicada territorialmente en lo que fue el corazón en la Cultura Olmeca.

En Tres Zapotes se encontró la fecha más antigua de América, la estela “C”, es parte de un sarcófago bellamente tallado que contiene la fecha 0291 o -291 y la “estatuilla de Tuxtla” (pequeña figura humana de jade), tiene la fecha 098 o -98; la primera significa en el sistema vigesimal, usado por los Olmecas, 1250 A.C., esto es el tiempo del éxodo, la segunda fecha es unos 500 años más tarde. Comparadas con las fechas Mayas +78 y +333, son muy jóvenes con respecto a los Olmecas. De estos datos se deduce que, la Cultura Olmeca fue la inventora del guarismo “0“.

Se narra que hace 1000 años antes de Cristo, los Olmecas conocieron y usaron el papel y el hule. Tuvieron una forma escrita que los estudiosos hoy tratan de descifrar. Perfeccionaron técnicas agrícolas y emplearon piedras preciosas en sus piezas esculpidas. Contribuyeron en el campo de la astronomía y matemáticas con su sistema vigesimal.

Hay vestigios de ellos no soló en Tres Zapotes, sino también en Hueyapan de Ocampo y fue descubierto un centro ceremonial Olmeca de mucha trascendencia en la Isla de Tacamichapan (Municipios de Jáltipan de Morelos, Ver.).

Según las efemérides de la región, en 1482 las fuerzas del Imperio Azteca vencieron a los Olmecas y acabaron con la grandeza de Tres Zapotes, los cargaron de impuestos, e impusieron su lenguaje, el náhuatl; razón por la que el pueblo Olmeca emigró al sureste llevando conocimientos que enriquecieron la Cultura Maya.

Los antropólogos no tienen dificultad en seguir las huellas de los Olmecas, pues dejaron la marca de su paso con las enormes “cabezas de piedra altas y angostas; ojos abotagados; nariz anchas y chata; labios gruesos de rasgos atigrados; pómulos salientes”. Estas cabezas colosales fueron encontradas en Tres Zapotes, Totogal en las faldas del Cerro del Vigía, Hueyapan de Ocampo, Ver., Tacamichapan, Mpio. de Jáltipan, Ver., Las Limas, San Lorenzo, Ver., en La Venta, Tabasco., etc.
           

Þ EN LO CIVIL, DESPUÉS DE LA CONQUISTA.

El primer dato que encontramos, después de la conquista es la siembra de caña de azúcar, y el establecimiento del primer ingenio azucarero hecho por el conquistador en Tuxtla (Santiago) en 1525. Tuxtla fue una población importante antes de la conquista, recibió la categoría de Villa en 1525 junto con el nombre del Patrón de los Españoles, Santiago Apóstol.

San Andrés Tzacoalco, hoy San Andrés Tuxtla, cabecera de la Diócesis, fue fundada después de la erupción del Volcán de Tuxtla (San Martín) en 1664, 3 años más tarde Catemaco en 1667.

La mayoría de poblados en la Diócesis, conservan sus nombres indígenas en náhuatl, aunque la pronunciación y escritura hayan sido desfiguradas por el uso. Es muy valiosa y significativa la abundancia de apellidos náhuatl usados, principalmente en la región de los Tuxtlas.

Santiago Tuxtla fue cabecera del Cantón de los Tuxtlas desde la conquista hasta 1826, en que se cambió a San Andrés Tuxtla. En 1914 se quitó la división de cantones y se empezó a usar la de municipios, hoy ambas ciudades son cabeceras municipal.


Þ EN LO RELIGIOSO

Los primeros evangelizadores de estas tierras fueron los Franciscanos. Primero estuvieron en Totogal (cerca de Santiago) y, después pasaron a vivir a la entonces Villa de Santiago Tuxtla, allí construyeron el templo que hoy es más antiguo en la Diócesis, actualmente sirve como Capilla al Seminario de San José. Este templo estaba dedicado a la Santísima Virgen María. El Altar y el retablo eran de estilo barroco tallados en madera de cedro. El Cristo, que ahora está al centro del altar, estuvo por mucho tiempo adosado al costado sur del templo, entre el campanario y la puerta lateral. El Cristo es posterior al templo, de él se tienen noticias desde poco antes de 1600.

Son dignos de honores y alabanzas los misioneros franciscanos por su prolongada permanencia en estas tierras, en las que los mosquitos e inclemencias del clima producían malaria, paludismo y otras enfermedades peligrosas que hacían a los misioneros emigrar a lugares con climas benignos y posibilidades de subsistencia, como el centro de la República. Los  franciscanos evangelizaron Santiago, San Andrés, Catemaco, Tesechoacán, Otatitlán y Chinameca., además animaron a nuestros antepasados a construir sus templos, que fueron edificados años más tarde. Dan testimonio de ello los templos de Santa Rosa de Lima, de San Andrés Apóstol, de la Virgen del Carmen, el de Tesechoacán y el de Otatitlán; el cristianismo de la Diócesis es joven, el 97% de sus templos no llega a 200 años. El templo más nuevo es la Capilla de Nuestra Señora de los Ángeles, que funciona como oratorio de la Abadía de las Madres Capuchinas.1
.
La Diócesis de San Andrés Tuxtla fue parte del Obispado de Antequera o Oaxaca hasta 1843. Después pasó a formar parte de Obispado de Veracruz, con sede en Xalapa, Ver., según la Bula de Erección de esta última Diócesis, pero a este mandato se le dio cumplimiento unos veinte años más tarde, 1863.

El día 1 de agosto de 1919, el Papa Benedicto XV ordenó trasladar la cabecera de la Diócesis de Tehuantepec a la ciudad de San Andrés Tuxtla, por petición de tercer Obispo de Tehuantepec Sr. Dr. Don Ignacio Placencia Moreira. La Bula correspondiente, agregó a la Diócesis de Tehuantepec los Excantones de los Tuxtlas y Cosamaloapan que hasta el momento pertenecían a la antigua Diócesis de Veracruz. Este mandato se ejecutó a fines de enero de 1920.




No hay comentarios:

Publicar un comentario