sábado, 5 de enero de 2019

¡EL PODER DE UN BESO! REFLEXIÓN DOMINICAL



¡EL PODER DE UN BESO!
REFLEXIÓN DOMINICAL
PBRO. TEODULO MORALES MEZO
CICLO C
6 DE ENERO 2019. LA EPIFANÍA DEL SEÑOR
EVANGELIO
Venimos del Oriente a rendir homenaje al Rey.
Del Evangelio según san Mateo 2, 1-12
Después que nació Jesús en Belén de Judea, en tiempo del rey Herodes, llegaron a Jerusalén desde el Oriente unos sabios y preguntaron: “¿Dónde está el Rey de los Judíos, que acaba de nacer? Porque vimos cuando apareció su estrella y hemos venido a adorarle”.
Cuando el rey Herodes oyó esto, se preocupó mucho, y con él toda Jerusalén. Entonces reunió a todos los sumos sacerdotes y a los escribas del pueblo judío, para preguntarles dónde debía nacer el Mesías. Ellos le respondieron: “En Belén de Judea, porque así está consignado en la Escritura por mano del profeta: ‘Tú, Belén, tierra de Judá, de ningún modo eres la menor de las ciudades de Judá, pues de ti saldrá un gobernante, que será el pastor de mi pueblo Israel’”. Entonces Herodes llamó en secreto a los sabios y les pidió que le precisaran la fecha en que había aparecido la estrella. Luego los mandó a Belén y les dijo: “Vayan y averigüen con exactitud lo referente al niño. Cuando lo encuentren, vengan a avisarme, para ir yo también a rendirle homenaje”. Con este encargo del rey se pusieron en camino. Y la estrella que ellos habían visto aparecer, los fue guiando, hasta que al llegar encima del sitio donde estaba el niño, se detuvo. Al ver la estrella, se pusieron muy felices. Y una vez en la casa, vieron al niño con María, su madre, y postrándose lo adoraron. Luego abrieron sus cofres y le ofrecieron como regalo oro, incienso y mirra. Y como Dios les indicó en un sueño que no volvieran a donde Herodes, regresaron a su tierra por otro camino.
Palabra del Señor.

COMENTARIO
A. LA REALIDAD HOY
-¿Pero qué no piensan venir estas mujeres? -Fue la pregunta desesperada que le lancé a mi madre. Era el 23 de diciembre, domingo, 11 de la mañana y no llegaban. Me habían dicho que llegarían a organizar la posada de los Agentes. Llegó el 24 de diciembre, se las arreglaron, sacaron adelante la posada. Nunca pensé que en esa posada escucharía de una de mis hermanas la revelación de uno de los sueños más bonitos que haya escuchado hasta ahora.
Mis hermanos no son “cristianos practicantes”, término con el que no estoy de acuerdo, (o se ama o no se ama a Dios), de hecho creo que hay una gran ausencia de Dios en mi familia, pero “a su manera” creen, hay un gran vacío en ellos. Mis padres nos dieron todo lo que pudieron, incluyendo las cosas de Dios. Mis papás tuvieron grandes carencias también en sus infancias, los pobres tuvieron disciplina casi militar, pero no un cariño suficiente. Tengo que decir que fueron poco cariñosos con nosotros, sus gestos rayaron en la frialdad y en la indiferencia, he pedido, por eso, que mis hermanos amen más a Dios. Aprovecho para pedirte a ti que estás leyendo esta reflexión que ores por ellos.

B. LA CONFESION
Ese día la confesión que me hiciera una de mis hermanas me impactó. Casi nunca oro por ellos, porque Dios sabe que mi vida entera ha sido dedicada por la salvación de ellos, y he dejado en manos de Dios su salvación. Un día antes, 22 de diciembre, Jesús puso en mi corazón orar especialmente por ella. Pensé que la confesión de ese día, 24 de diciembre, era una respuesta de Dios a mis oraciones ¡Qué equivocado estaba!


C. EL SUEÑO
“Soñé que mi papá me daba un abrazo fuerte, muy fuerte, y me llenaba de besos, sentí una sensación tan bonita, que que dio un enorme descanso a mi alma, era como recibir en un instante todo ese cariño que en toda mi vida jamás sentí y que tanta falta me hizo”. -Lo decía con lágrimas en los ojos, se notaba su emoción, casi me hacía llorar a mí también, porque me la imaginé cuando era niña, y me la imaginé implorando, suplicando una caricia, un beso, un abrazo; una caricia, un beso, un abrazo que nunca llegó, que nunca recibió ¡Cuánto vacío! ¡Cuántas heridas! ¡Cuánta carencia de amor!

D. ESTABA EQUIVOCADO.
Bendigo a Dios por la forma tan sencilla y tan eficaz de sanar en ella ese vacío, ¡Con razón nos cuesta tanto buscar el amor de Dios! Sin embargo, estaba equivocado, esa forma tan extraña y eficaz de sanar Dios a mi hermana, no era una respuesta a mis oraciones. Días después, mi papá, al tener noticias de este sueño, cayó en cuenta de un detalle, y me lo dijo: “¿Sabes?, yo casi no oro por tus hermanos, por quien siempre oro es por ti, es como algo inconsciente, porque pienso que quien más ayuda necesita eres tú. Hace poco, por una extraña razón oré por ella. Le pedí a Dios por ella. Y terminaba diciendo. Ahora entiendo que Dios me escucha, esa es una respuesta a mis oraciones.
-Nunca me dijo qué fue lo que pidió a Dios por ella-.

F. LA EPIFANÍA
Pero eso me hizo meditar en el acontecimiento que celebramos hoy. ¡Cuántos niños reciben regalos hermosos! ¿Cuántos no reciben nada? BESAR ES ADORAR. La palabra «adorar» proviene del latín adorare (‘trayendo a la boca’): ad (‘hacia’), ora (boca). Besar. “Porque hemos visto su estrella y hemos venido a adorarle” dice el texto de hoy, y repite más adelante: “y postrándose lo adoraron”.

G. TU ADORACIÓN.
¿Cuándo fue la última vez que a tus hijos les regalaste un beso o un abrazo? ¿Desde cuándo tus hijos están deseando un beso? Hoy Jesús se manifiesta al mundo, fue adorado por estos magos, pero “Jesús niño” fue reconocido también como rey. Te sugiero que vayas, corre, busca a tu hijo, o a tu hija, y en vez de deslumbrarlo con un regalo material y costoso, deslúmbralo con ese regalo que hace mucho tiempo está deseando. ¡Dale ese abrazo antes de que lo busque en otra persona que te lo puede quitar para siempre. Hoy Jesús necesita ser reconocido, besado, amado pero en la persona de tus hijos. ¡Atrévete! Llénalo de amor antes que el mundo lo llene de egoísmo y de odio.


ORACION POR LOS NIÑOS ABANDONADOS
Padre Bueno,
Muestra tu ternura y tu misericordia
A todos los niños abandonados
Que caminan por las calles,
Sin cariño, cuidado y protección,
Muchos niños carecen de pan, de vestido y de amor,
Protégelos, Señor, para que sientan
Que tú eres Padre y Madre para ellos,
Que encuentren, Señor, personas generosas
Que los acojan y les ofrezcan lo necesario,
Para que vivan su dignidad de hijos de Dios.
Te suplicamos por todos los niños y las niñas abandonados
Jesús amigo de los niños,
Bendícelos y acompáñalos en su soledad.
Amén.


No hay comentarios:

Publicar un comentario