jueves, 1 de noviembre de 2018

SALMOS DEL MES DE NOVIEMBRE

SOLEMNIDAD DE TODOS LOS SANTOS

SALMO RESPONSORIAL (sal 23)




R: Ésta es la clase de hombres que te buscan, Señor.

L: Del Señor es la tierra y lo que ella tiene, 
el orbe todo y los que en él habitan, 
pues él lo edificó sobre los mares, 
él fue quien lo asentó sobre los ríos. 

R: Ésta es la clase de hombres que te buscan, Señor.

L: ¿Quién subirá hasta el monte del Señor? 
¿Quién podrá entrar en su recinto santo? 
El de corazón limpio y manos puras
y que no jura en falso. 

R: Ésta es la clase de hombres que te buscan, Señor.

L: Ese obtendrá la bendición de Dios, 
y Dios, su salvador, le hará justicia. 
Esta es la clase de hombres que te buscan
Y vienen ante ti, Dios de Jacob.

R: Ésta es la clase de hombres que te buscan, Señor.


XXXI Domingo Ordinario
Salmo responsorial (sal 17)


R: Yo te amo, Señor, tú eres mi fuerza.

L: Yo te amo, Señor,
 tú eres mi fuerza,
 el Dios que me protege 
y me libera. 

R: Yo te amo, Señor, tú eres mi fuerza

L: tú eres mi refugio, mi salvación, mi escudo, mi castillo. Cuando invoqué al Señor de mi esperanza, 
al punto me libró de mi enemigo. 

R: Yo te amo, Señor, tú eres mi fuerza


L: Bendito seas, Señor, que me proteges; 
que tú, mi salvador, seas bendecido.
Tú concediste al rey grandes victorias
y mostraste tu amor a tu elegido. 

R: Yo te amo, Señor, tú eres mi fuerza



XXXII del tiempo Ordinario 
Salmo responsorial (sal 145)




R: El Señor siempre es fiel a su palabra.

L: El Señor siempre es fiel a su palabra, 
y es quien hace justicia al oprimido; 
El proporciona pan a los hambrientos
 y libera al cautivo. 

R: El Señor siempre es fiel a su palabra


Abre el Señor los ojos de los ciegos 
y alivia al agobiado. 
Ama el Señor al hombre justo 
y toma al forastero a su cuidado. 

R: El Señor siempre es fiel a su palabra.


A la viuda y al huérfano sustenta 
y trastorna los planes del inicuo. 
Reina el Señor eternamente. 
Reina tu Dios, oh Sión, reina por siglos. 

R: El Señor siempre es fiel a su palabra.


XXXIII Del tiempo Ordinario 
Salmo responsorial (sal 15)



R: Enséñanos , Señor, el camino de la vida.

L: El Señor es la parte que me ha tocado en herencia: 
mi vida está en sus manos. 
Tengo siempre presente al Señor 
y con él a mi lado, jamás tropezaré. 


R: Enséñanos , Señor, el camino de la vida.


Por eso se me alegran el corazón 
y el alma y mi cuerpo vivirá tranquilo, 
porque tú no me abandonarás a la muerte ni 
dejarás que sufra yo la corrupción.

 R: Enséñanos , Señor, el camino de la vida.


Enséñame el camino de la vida, 
sáciame de gozo en tu presencia 
y de alegría perpetua 
Junto a ti. 

R: Enséñanos , Señor, el camino de la vida.


Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo. Rey del Universo.
Salmo responsorial (sal 92)



R: Señor, tú eres nuestro rey.
Tú eres, Señor, 
el rey de todos los reyes.
 Estás revestido de poder
 y majestad. 

R: Señor, tú eres nuestro rey.


Tú mantienes el orbe 
y no vacila.
Eres eterno, 
y para siempre está firme tu trono. 

R: Señor, tú eres nuestro rey.


Muy dignas de confianza son tus leyes 
y desde hoy y para siempre, 
Señor, la santidad 
adorna tu templo.

R: Señor, tú eres nuestro rey.

No hay comentarios:

Publicar un comentario