miércoles, 14 de noviembre de 2018

LA GRAN TRIBULACIÓN. REFLEXIÓN DOMINICAL 18 DE NOVIEMBRE



LA GRAN TRIBULACIÓN.
REFLEXIÓN DOMINICAL 
Pbro. Teódulo Morales Mezo
18 de noviembre de 2018
SEMANA XXXIII DEL TIEMPO ORDINARIO
CICLO B
VERDE 
Evangelio
† Lectura del santo Evangelio según san Marcos (13, 24-32) Gloria a ti, Señor.
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Cuando lleguen aquellos días, después de la gran tribulación, la luz del sol se apagará, no brillará la luna, caerán del cielo las estrellas y el universo entero se conmoverá. Entonces verán venir al Hijo del hombre sobre las nubes con gran poder y majestad. Y él enviará a sus ángeles a congregar a sus elegidos desde los cuatro puntos cardinales y desde lo más profundo de la tierra a lo más alto del cielo. Entiendan esto con el ejemplo de la higuera. Cuando las ramas se ponen tiernas y brotan las hojas, ustedes saben que el verano está cerca. Así también, cuando vean ustedes que suceden estas cosas, sepan que el fin ya está cerca, ya está a la puerta. En verdad que no pasará esta generación sin que todo esto se cumpla. Podrán dejar de existir el cielo y la tierra, pero mis palabras no dejarán de cumplirse. Nadie conoce el día ni la hora. Ni los ángeles del cielo ni el Hijo; solamente el Padre”. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús

REFLEXIÓN 


Es hora de decidirnos hermanos, pasar las últimas horas de este año con Dios, o pasarla como siempre, lejos de Dios.
Este año ha sido especialmente bendecido por Dios, por María. Estamos bajo los signos de los grandes acontecimientos predichos en el evangelio de hoy. Un texto por cierto, difícil de entender. Por tanto, sepamos leer y meditar todo lo que en la Divina Escritura se nos describe claramente para ayudarnos a comprender los tiempos que estamos viviendo. La voz maternal de María, nuestra madre, no guía a todos para que comprendamos los signos de la gran tribulación.

1. LA APOSTASIA.

En los evangelios (Mt. 24, 5), en la Hechos de los Apóstoles, en el libro del Apocalipsis, se nos indica con claridad indicios seguros para cual es el periodo de la Gran Tribulación. Una gran APOSTASIA se está difundiendo en todas partes de la Iglesia por falta de Fe, incluso entre los mismos pastores. Satanás ha logrado difundir por doquier la gran apostasía, por medio de una solapada obra de seducción, que ha llevado a muchos a alejarse de la verdad del Evangelio. Por ejemplo: hay sacerdotes que se han tragado el cuento de los grandes doctores de la Iglesia de hoy, hasta llevarlos a negar la virginidad de María. Muchos se han ido siguiendo fábulas de nuevas teorías teológicas para complacerse en el mal: La sexualidad de propia del ser humano, el hombre no puede vivir sin sexo, muchos viven en el pecado justificándose, hasta lograr ver el pecado como un bien: por ejemplo matar a un indefenso desde el seno.


2. TRANSTORNOS DE LA NATURALEZA.
En estos tiempos nuestros, se multiplican los trastornos de orden natural, como terremotos, sequías, inundaciones, desastres que causan la muerte imprevista a millares de personas, epidemias y males incurables que se prolongar por doquier, desde SIDA hasta CÁNCER.


3. RUMORES DE GUERRAS.
Además, nuestros días están marcados por continuos rumores de guerras, que se multiplican y siegan cada día más vidas: narcotráfico, caravanas de migrantes, gobiernos intolerantes, narco gobiernos, los muertos cada día en aumento.
Crecen las discordias entre gobiernos y las disensiones en el interior de las naciones, se propagan las revoluciones y las luchas entre diversos pueblos, continúan extendiéndose guerras silenciosas pero sangrientas a pesar de los esfuerzos de PAZ Y SEGURIDAD.

4. SIGNOS EN EL SOL Y LA LUNA
Finalmente en nuestros tiempos acontecen grandes signos en el sol, la luna y las estrellas. En 1917 empezó el fenómeno del sol, llamado el milagro del Sol en Fátima Portugal, un fenómeno que sigue siendo difícil de entender a la luz de la ciencia. Muchos lo interpretaron como un signo del cielo para advertir que se han inaugurado los tiempos de estos extraordinarios fenómenos que suceden en el cielo. Cuando las ramas se ponen tiernas y brotan las hojas, ustedes saben que el verano está cerca. Así también, cuando vean ustedes que suceden estas cosas, sepan que el fin ya está cerca, ya está a la puerta, ya está a la puerta la GRAN TRIBULACION que nos prepara para la nueva era, un tiempo impregnado por el triunfo del amor de María y del Padre Celestial. He aquí por qué la necesidad de cambiar de vida. He aquí la razón por la que la Santísima Trinidad ha confiado al Corazón Inmaculado de María la misión de preparar a la Iglesia  y a toda la humanidad a vivir con confianza la gran tribulación que ya estamos viviendo y que se agudiza cada vez más. Todo este acontecimiento nos prepara para la gran venida de Nuestro Señor Jesucristo.





María de la Esperanza
María de Nazareth
madre de nuestro Señor,
compañera de nuestras marchas,
ven a visitarnos,
quédate con nosotros.
Te necesitamos, madre buena,
vivimos tiempos difíciles,
atravesamos bajones,
tenemos caídas,
nos agarra la flojera
nos inmoviliza la apatía,
nos da rabia la solidez de la injusticia. María,
virgen de la Esperanza.
Contágianos tu fuerza,
acércanos el Espíritu
que llena tu vida.
Ayúdanos a vivir con alegría,
a pesar de las pruebas y las cruces
que encontramos en el seguimiento
de tu hijo.
Que no nos desaliente
la lentitud de los cambios,
que las espinas de la vida
no nos ahoguen la semilla del Evangelio.
Que no perdamos la utopía,
madre buena,
de creer que es posible otro mundo
y otra sociedad.
Que no bajemos los brazos
en la lucha por la justicia
y en la práctica de la solidaridad.
Que no se enturbie nuestra mirada,
al punto que no veamos la luz del Señor
que nos acompaña siempre,
que camina a nuestro lado,
que nos sostiene en los momentos duros. María,
creíste y te jugaste la vida.
Y no te fue fácil
También pasaste tiempos de incertidumbre,
de no entender las cosas que pasaban,
de sufrimiento y soledad.
Y saliste adelante,
con buen ánimo y entrega.
Nos enseñaste con tu ejemplo
que para dar vida hay que entregar la vida,
todos los días,
en las buenas,
y en las malas,
y en las más o menos. Siendo un muchacha,
estando comprometida,
corriste el riesgo de decir sí
al plan de Dios. Ayúdanos a imitar tu vida. Amen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario