lunes, 26 de noviembre de 2018

Día de los Jóvenes, y Clausura del Año de la Juventud


"MUÉSTRAME EL CAMINO DE ARS Y
YO TE MOSTRARÉ EL CAMINO AL CIELO".
(Día de los Jóvenes, y Clausura del Año de la Juventud)

1.-En el reciente Sínodo de Obispos sobre "Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional", un Obispo Australiano para contextualizar la importancia de la Pastoral Juvenil, recordó una anécdota de San Juan María Vianney, que ahora aparece en un monumento cerca del Pueblo de Ars. Se dice que a causa de una intensa niebla San Juan M. Vianney no encontraba el camino para llegar al pueblito de Ars, donde el Obispo le había asignado como párroco en febrero, del año 1818.  Entonces en medio de aquella niebla, el santo encontró a un niño llamado Antoine Givre a quien le dice: "Muéstrame el camino a Ars y yo te mostraré el camino al cielo". 

Me parece que ese gesto que puede parecer para algunos irrelevantenos ilumina y nos muestra el gran desafío de la Pastoral Juvenil.  Las luces y las sombras propias de este cambio de época, y la niebla que deambula en nuestros pueblos nos impide ver el camino para llegar al pueblo de Ars, es decir, para llegar a los caminos de los jóvenes. Necesitamos detenernos y pedirles humildemente que primero ellos nos enseñen el camino de su pueblo, para después nosotros poder mostrarles adecuadamente el camino de Dios. No nos hagamos ilusiones, “lo que no se asume no se redime”. No es posible evangelizar si no conocemos los caminos y la realidad nuestros pueblos.

2.-En el mensaje que los Padres sinodales, dirigen a los jóvenes, podemos encontrar unas palabras a las que tal vez todos debamos sumarnos, dicen: "Durante un mes hemos caminado juntamente con algunos de ustedes y con muchos otros unidos por la oración y el afecto. Deseamos continuar ahora el camino en cada lugar de la tierra donde el Señor Jesús nos envía como discípulos misioneros". (Carta de los Padres sinodales a los jóvenes del mundo, 28 de octubre del año 2018). Pero, ¿Por qué es tan importante para nosotros la atención a ustedes los jóvenes?, por lo menos por tres grandes razones:

Primero: Porque en cierto sentido nuestra atención a los jóvenes, es nuestra apuesta por el presente y el futuro de nuestros pueblos y nuestra Iglesia.
Segundo: Porque los jóvenes encarnan de manera especial el nuevo contexto cultural emergente, como dicen algunos, ustedes son los habitantes nativos de esta nueva época que está naciendo, los mayores ya somos solo migrantes.
Tercero:  Porque la atención pastoral que brindemos a ustedes jóvenes, es un signo de que queremos celebrar los 500 años del acontecimiento Guadalupano inculturando el Evangelio, a la manera del modelo que nos ofrece la Virgen de Guadalupe. 

Ustedes mis queridos jóvenes, serán la ofrenda que, en el año 2031, pondremos en el corazón y en las manos de María de Guadalupe, confiados y animado por ella, México puede resurgir como una nación fuerte, próspera, fiel a su identidad y que responda a la vocación que Dios le ha encomendado. 

3.-No podemos olvidar que estamos llamados hacer operativo, lo que el papa Francisco nos ha recordado en su Visita Pastoral a nuestra Patria: Ustedes jóvenes son el fundamento de la riqueza y de la esperanza de nuestra Patria y de nuestra Iglesia. Un país sin adolescentes y jóvenes sanos, humana y socialmente, es un país sin futuro (PGP: 51 cfr.187), y por supuesto que también una Iglesia sin adolescentes y jóvenes discípulos misioneros de Jesús hoy, es una Iglesia sin futuro. En este sentido los Obispos de México en nuestro Plan Global de Pastoral 2031-2033, hemos hecho una decidida opción, por una Iglesia que comparta con los adolescentes y jóvenes, la tarea de hacer un país lleno de esperanza alegría y vida plena, respondiendo así, a lo que ustedes han pedido en voz alta, durante el Sínodo, una Iglesia auténtica, valiente, luminosa, transparente, y alegre. Pues muchos la han abandonado porque no han encontrado santidad en ella, sino división y mediocridad (Cfr.DFS:166).

4.-También por ello, como ya lo hemos dicho, igual que el papa Francisco, a los Obispos de México nos alegra constatar que en los adolescentes y jóvenes de nuestra patria, se descubre la vitalidad, la alegría y el espíritu festivo del pueblo mexicano que tanto nos orgullece. ¡Cuántos sueños y esperanzas encierran sus corazones que ponen alas a una patria que quiere elevarse sobre sus problemas y dejar atrás esta niebla que por momentos oscurece su camino! ¡Cuántas ilusiones y buenos deseos existen en su interior para renovar y fortalecer esta Iglesia que por momentos parece que los fuertes vientos la estremecen!. En ustedes adolescentes y jóvenes, encontramos el motivo y la fuerza para trabajar con, y por ellos, por una sociedad llena de esperanza, alegría y vida que los lleve a su realización plena (Cfr. PGP.187).

Por eso también nos hemos comprometido:
·    A promover iniciativas de educación y desarrollo humano integral de los adolescentes y jóvenes en nuestras parroquias.
·    A crear iniciativas pastorales para acercarnos a los adolescentes y jóvenes en sus diversas realidades y ambientes: campesinos, indígenas estudiantes obreros migrantes urbanos.
·    A acompañar y promover encuentros con Jesucristo vivo desde un proyecto de pastoral de adolescentes y jóvenes con sentido kerigmático acorde a los lenguajes, signos y ritmos de nuestro tiempo, que desemboque en una cultura vocacional.
·    A favorecer iniciativas de evangelización y trabajo misionero de los jóvenes hacia los mismos jóvenes, utilizando las nuevas tecnologías y su original creatividad para generar redes en el anuncio del Evangelio y descubrir el sentido de su vida y su misión en la sociedad y en la Iglesia.
·    A realizar proyectos pastorales encaminados a acompañar y ayudar a los jóvenes en riesgo de violencia, narcotráfico, prostitución, trata de personas, etc., con ambientes más sanos que les ayude a desarrollar su espíritu juvenil.

Finalmente agradezco y felicito al padre Enrique Leal, a los Seminaristas, y a los laicos del Equipo Diocesano de Pastoral de Adolescentes y Jóvenes, por su pasión y entrega; y a todos, ustedes los felicito por ser jóvenes, les agradezco su presencia en estas fiestas de San Andrés Apóstol, joven intrépido y soñador como ustedes, los invito “a hacer lío” y a ponerle luz y sabor cristiano a nuestra patria y a nuestra Iglesia. Que así sea.

+Fidencio López Plaza.
24 de noviembre del año 2018. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario