sábado, 1 de septiembre de 2018

SALMOS DEL MES DE SEPTIEMBRE

XXII DOMINGO ORDINARIO
SALMO RESPONSORIAL (sal 14)



R: ¿Quién será grato a tus ojos señor?
L: El hombre que procede honradamente 
y honra con justicia; 
el que es sincero y en sus palabras 
y con su lengua a nadie desprestigia.


R: ¿Quién será grato a tus ojos señor? 
L: Quien no hace mal al prójimo 
ni difama al vecino; 
quien no ve aprecio a los malvados, 
pero honra a quienes temen al altísimo.


R: ¿Quién será grato a tus ojos señor?
L: Quien presta  sin usura 
y quien no acepta soborno 
en prejuicio de los inocentes,
ese sera agradable a los ojos de dios eternamente.




R: ¿Quién será grato a tus ojos señor?


XXIII DOMINGO ORDINARIO
SALMO RESPONSORIAL (sal 145)



R: Alaba, alma mía, al Señor.
L: El señor es fiel a su palabra,
y quien hace justicia al oprimido;
 él proporciona pan a los hambrientos
y libera al cautivo.

R: Alaba, alma mía, al Señor.
L: Abre el señor los ojos de los ciegos
y alivia al agobiado.
Ama el señor al hombre justo
y toma al forastero a su cuidado.

R: Alaba, alma mía, al Señor.
L: A la viuda  y al huérfano sustenta
y trastorna los planes de inicuo
reina el señor eternamente, reina tu Dios,
oh Sión, reina por los siglos.

R: Alaba, alma mía, al Señor.


XXIV DOMINGO ORDINARIO
SALMO RESPONSORIAL (sal 114)



R: Caminaré en la presencia del Señor
L: Amo al señor
porque escucha el clamor de mi
plegaria, porque me prestó
atención cuando mi voz lo llamaba.

R: Caminaré en la presencia del Señor
L: Redes de angustia
y de muerte me alcanzaron y me ahogaban.
entonces rogué al
Señor que la vida me salvara.

R: Caminaré en la presencia del Señor.
L: El Señor es bueno y justo,
nuestro dios es compasivo,
a mí débil, me salvó
y protege a los sencillos.

R: Caminaré en la presencia del Señor.
L: Mi alma libró de la muerte;
del llanto los ojos míos,
y ha evitado que mis pies tropiecen por el camino.
caminaré ante el Señor por la tierra de los vivos.

R: Caminaré en la presencia del Señor.


XXV DOMINGO ORDINARIO
SALMO RESPONSORIAL (sal 53)



R: El señor es el quién me ayuda.
L: Sálvame, Dios mio, por tu nombre;
con tu poder defiéndeme.
Escucha, señor, mi oración 
y a mis palabras atiende.

R: El señor es el quién me ayuda.
L: Gente arrogante
y violenta contra mi se ha levantado.
andan queriendo matarme.
¡Dios los tiene sin cuidado!

R: El señor es el quién me ayuda.
L: Pero el señor dios es mi ayuda, él,
quien me ha mantiene vivo.
Por eso te ofreceré con agrado un sacrificio, 
te agradeceré, Señor, tu inmensa bondad conmigo.

R: El señor es el quién me ayuda.


XXVI DOMINGO ORDINARIO
SALMO RESPONSORIAL (sal 18)



R: Los mandamientos  del Señor alegran el corazón.
L: La ley del Señor es perfecta del todo 
y reconforta el alma; 
inmutables son las palabras del Señor 
y hacen sabio al sencillo.

R: Los mandamientos  del Señor alegran el corazón.
L: La voluntad  de dios es santa 
y para siempre estable; 
los mandamientos del Señor 
y hacen sabio al sencillo.

R: Los mandamientos  del Señor alegran el corazón.
Aunque  tu servidor se 
espera en cumplir tus preceptos con cuidado,
¿Quién no falta, señor, sin advertirlo? 
perdona mis errores ignorados.

R: Los mandamientos  del Señor alegran el corazón.
L: Preservarme, Señor, de la soberbia, 
no dejes que el orgullo me domine; 
así del gran pecado tu servidor 
podrá encontrarse libre.

R: Los mandamientos  del Señor alegran el corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario