lunes, 27 de agosto de 2018

NOTICIAS DE LA SEMANA



San Andrés Tuxtla Ver., a 27 de Agosto de 2018 - Hermanos reciban un cordial y afectuoso saludo, a continuación les presentamos los acontecimientos que se estarán celebrando en la XXI Semana del Tiempo Ordinario.


27 DE AGOSTO DE 2018 – LUNES DE LA XXI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO.
·    Visita pastoral las Tinas.
  ·   Santa Mónica:
Santa Mónica nació en Tagaste (África) en el año 331. Siendo joven y por un arreglo de sus padres, se casó con Patricio, un hombre violento y mujeriego.
Algunas mujeres le preguntaron por qué su marido nunca la golpeaba, entonces les dijo: "Es que, cuando mi esposo está de mal genio, yo me esfuerzo por estar de buen genio. Cuando él grita, yo me callo. Y como para pelear se necesitan dos y yo no acepto la pelea, pues.... no peleamos".
Sin embargo, Mónica nunca dejó de rezar y ofrecer sacrificios por la conversión de su esposo, quien cambió de vida, se bautizó y murió como buen cristiano.
Pero su dolor no terminaría ahí. Agustín, su hijo mayor, tenía actitudes egoístas, caprichosas, y no se acercaba a la fe. Llevaba una vida disoluta y ella sufría por ver a su hijo alejado de Dios. Es por eso que durante años siguió rezando y ofreciendo sacrificios.
Cierto día se acercó a un Obispo para contarle su pesar. El Prelado le respondió diciendo: “Esté tranquila, es imposible que se pierda el hijo de tantas lágrimas”.  
Ella siente realizada su misión cuando, tiempo después, San Agustín es bautizado en la Pascua del 387. Luego muere en el puerto de Ostia, África, a los 55 años.



28 DE AGOSTO DE 2018 – MARTES DE LA XXI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO.
· Visita pastoral las Tinas.
·   San Agustín, obispo y doctor de la Iglesia
San Agustín  nació en Tagaste (Argelia actual) el 13 de noviembre del 354 y murió en Hipona el 28 de agosto del 430.  Su padre, P
atricio, un pagano de posición social acomodada, que luego de una larga resistencia a la fe, hacia el final de su vida se convierte al cristianismo. Mónica, su madre, era una devota cristiana.  Al enviudar, se consagró totalmente a la conversión de su hijo Agustín.  Lo primero que enseñó a su hijo Agustín fue a orar, pero luego de verle gozar de esas santas lecciones, sufrió al ver como iba apartándose de la Verdad hasta que su espíritu se infectó con los errores maniqueos y, su corazón, con las costumbres de la disoluta Roma.  Mónica confiando en las palabras de un Santo Obispo que le dijo: “el hijo de tantas lágrimas no puede perderse”, no cesó de tratar de convertirle por la oración y la persuasión hasta lograrlo.
A los 32 años San Agustín entrega su persona a Dios, luego de una permanente búsqueda convirtiéndose a la fe católica.  
Fue ordenado sacerdote en el año 390 y se trasladó a Hipona donde estableció una comunidad con varios de sus amigos que lo habían seguido.
Cinco años después fue consagrado obispo adjunto a Valerio, quien era el obispo de Hipona, y a quien Agustín sucedió en el año siguiente
Cinco años después fue consagrado obispo adjunto a Valerio, quien era el obispo de Hipona, y a quien Agustín sucedió en el año siguiente.
Agustín se convirtió en la figura dominante en los asuntos de la Iglesia de África y fue el líder en las amargas luchas contra el maniqueísmo, Donatismo, pelagianismo y otras herejías de su época
Hasta la fecha muchos de sus doscientos tratados, unos trescientos sermones son de gran importación en la teología y la filosofía.
Entre sus trabajos más conocidos son sus "Confesiones"; "Ciudad de Dios", una magnífica exposición de una filosofía cristiana de la historia; De Trinitate; De Doctrina Christiana; Enchiridion; y sus tratados contra los maniqueos y los pelagianos.
San Agustín murió el 28 de agosto en 430 en Hipona (la moderna ciudad de Annaba, en Argelia), donde había sido nombrado obispo treinta y cinco años antes.
Fue canonizado por reconocimiento popular y reconocido como Doctor de la Iglesia en el año 1303 por el Papa Bonifacio VIII.
También se le conoce como el Doctor de la Gracia, por ser uno de los más grandes Padres y Doctores de la Iglesia, y quizás es uno de los más grandes intelectuales, junto a Santo Tomás de Aquino, que ha tenido la Iglesia Católica


29 DE AGOSTO DE 2018 – MIERCOLES DE LA XXI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO.

·       Cumpleaños del presbítero  Carlos Francisco Figarola Acuña.
·       Cumpleaños del presbítero  José J. Montán Isidoro.
       ·          EL Martirio de San Juan Bautista:

Cada 29 de agosto la Iglesia Católica conmemora el Martirio de San Juan Bautista, quien murió decapitado por anunciar y denunciar la verdad. Juan Bautista es
el único santo en la Iglesia a quien se le celebra su nacimiento (24 de junio) y su muerte por medio del martirio.
Esta memoria “se remonta a la dedicación de una cripta de Sebaste, en Samaria, donde, ya a mediados del siglo IV, se veneraba su cabeza. Su culto se extendió después a Jerusalén, a las Iglesias de Oriente y a Roma, con el título de Decapitación de san Juan Bautista”, según explicó Benedicto XVI en 2013. 
Añadió que “en el Martirologio romano se hace referencia a un segundo hallazgo de la preciosa reliquia, transportada, para la ocasión, a la iglesia de San Silvestre en Campo Marzio, en Roma. Estas pequeñas referencias históricas nos ayudan a comprender cuán antigua y profunda es la veneración de San Juan Bautista”.
El relato de la muerte de San Juan Bautista está en el Evangelio de San Marcos, capítulo 6, del 17 al 29, en el que narra el banquete ofrecido por Herodes por su cumpleaños, donde danzó Salomé, hija de Herodías, la esposa de su hermano con quien tenía una relación adúltera.
Según el relato del evangelio, "Herodes había mandado poner preso a Juan Bautista, y lo había llevado encadenado a la prisión, por causa de Herodías, esposa de su hermano Filipos, con la cual Herodes se había ido a vivir en unión libre. Porque Juan le decía a Herodes: 'No le está permitido irse a vivir con la mujer de su hermano'. Herodías le tenía un gran odio por esto a Juan Bautista y quería hacerlo matar, pero no podía porque Herodes le tenía un profundo respeto a Juan y lo consideraba un hombre santo, y lo protegía y al oírlo hablar se quedaba pensativo y temeroso, y lo escuchaba con gusto".
El baile le gustó tanto a Herodes que le prometió a la joven cumplirle cualquier deseo. Por eso ella, a sugerencia de su madre, pide la cabeza de Juan Bautista, la cual le fue entregada en una bandeja.


30 DE AGOSTO DE 2018 – JUEVES DE LA XXI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO.

· Santa Rosa de Lima, virgen.
Santa Rosa de Lima nació el 20 de abril 1586 en la ciudad de Lima, Perú, en un momento en que Sudamérica se encontraba en su primer siglo de evangelización.
En su bautismo, Santa Rosa de Lima se le había dado el nombre de Isabel Flores de Oliva.
A los tres meses de edad, Isabel estaba en su cuna mientras su madre y otras mujeres estaban sentadas alrededor de élla y apareció de repente en el aire una hermosa rosa; que tocó suavemente la cara del bebé y luego se desvaneció.
Durante un tiempo la piel de Isabel se tornaba de un color rosado, así que su madre María, por estos hechos prodigiosos comenzó a llamarla Rosa.
En su Confirmación, en 1597, el Arzobispo le cambió definitivamente el nombre de Isabel a Rosa, nombre con el cual se le conoce en todo el mundo.
En una oportunidad, mientras se encontraba realizando sus habituales oraciones, Santa Rosa de Lima sintió la presencia de un poder sobrenatural, y le pareció escuchar que el niño Jesús que se encontraba en brazos de una imagen de la Virgen María, le habló diciéndole:
"Rosa, conságrame todo tu amor"
Santa Rosa de Lima tuvo la firme convicción de vivir para Dios, de entregarle todo su amor a Jesús, así que decide hacerse un velo para cubrirse el rostro y evitar que los hombres se enamoraran de ella.
A pesar de varios intentos de su familia para que ella se casara, Rosa tomó un voto de virginidad.
Santa Rosa de Lima ayudaba a los enfermos y hambrientos alrededor de su comunidad, y a algunos los traería a su casa para cuidar de ellos con mucha dedicación como si estuviese cuidando al mismo Jesús.
Además, Santa Rosa de Lima fue inspirada por el ejemplo de Santa Catalina de Siena. Tuvo un especial llamado para ayudar a los indios y evangelizarlos, quienes recientemente habían sido conquistados por los españoles de una forma completamente salvaje.
Se dedicó activamente a realizar obras de caridad mientras vivía una vida de austeridad y penitencia extrema.
Durante los últimos años de su vida, estableció una habitación de la casa donde ella se preocupaba por los niños sin hogar, los ancianos y los enfermos
La oración, sacrificios y penitencias de Santa Rosa de Lima conseguían numerosas conversiones de pecadores, y aumento de fervor en muchos religiosos y sacerdotes.Murió el 25 de agosto 1617 a la edad de 31 años. Como ella misma lo había solicitado, su cuerpo fue enterrado en el claustro de la Iglesia de Santo Domingo.



31 DE AGOSTO DE 2018 – VIERNES DE LA XXI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO.
· Visita pastoral: San Judas, Jáltipan.


1 DE septiembre DE 2018 – SÁBADO DE LA XXI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO
· Visita pastoral: San Judas, Jáltipan.






No hay comentarios:

Publicar un comentario