jueves, 2 de agosto de 2018

“NO TRABAJEN POR ESE ALIMENTO QUE SE ACABA…” REFLEXIÓN DOMINICAL. 5 DE AGOSTO DE 2018


REFLEXION DOMINICAL
FE, MATRIMONIO Y FAMILIA
PBRO. TEODULO MORALES MEZO
5 DE AGOSTO DE 2018
“NO TRABAJEN POR ESE ALIMENTO QUE SE ACABA…”
Evangelio
Lectura del santo Evangelio según san Juan (6, 24-35) Gloria a ti, Señor.
En aquel tiempo, cuando la gente vio que en aquella parte del lago no estaban Jesús ni sus discípulos, se embarcaron y fueron a Cafarnaúm para buscar a Jesús. Al encontrarlo en la otra orilla del lago, le preguntaron: “Maestro, ¿cuándo llegaste acá?” Jesús les contestó: “Yo les aseguro que ustedes no me andan buscando por haber visto señales milagrosas, sino por haber comido de aquellos panes hasta saciarse. No trabajen por ese alimento que se acaba, sino por el alimento que dura para la vida eterna y que les dará el Hijo del hombre; porque a éste, el Padre Dios lo ha marcado con su sello”. Ellos le dijeron: “¿Qué necesitamos para llevar a cabo las obras de Dios?” Respondió Jesús: “La obra de Dios consiste en que crean en aquel a quien él ha enviado”. Entonces la gente le preguntó a Jesús: “¿Qué señal vas a realizar tú, para que la veamos y podamos creerte? ¿Cuáles son tus obras? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: Les dio a comer pan del cielo”. Jesús les respondió: “Yo les aseguro: No fue Moisés quien les dio pan del cielo; es mi Padre quien les da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es aquel que baja del cielo y da la vida al mundo”. Entonces le dijeron: “Señor, danos siempre de ese la vida eterna y que les dará el Hijo del hombre; porque a éste, el Padre Dios lo ha marcado con su sello”. Ellos le dijeron: “¿Qué necesitamos para llevar a cabo las obras de Dios?” Respondió Jesús: “La obra de Dios consiste en que crean en aquel a quien él ha enviado”. Entonces la gente le preguntó a Jesús: “¿Qué señal vas a realizar tú, para que la veamos y podamos creerte? ¿Cuáles son tus obras? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: Les dio a comer pan del cielo”. Jesús les respondió: “Yo les aseguro: No fue Moisés quien les dio pan del cielo; es mi Padre quien les da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es aquel que baja del cielo y da la vida al mundo”. Entonces le dijeron: “Señor, danos siempre de ese pan”. Jesús les contestó: “Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí no tendrá hambre y el que cree en mí nunca tendrá sed”. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

PRETEXTO
¡Me he quedado con las ganas! Si, de salir en esa hermosa procesión en honor al Señor Santiago (Apóstol), el pasado 25 de julio, aqui en la parroquia. Por segundo año consecutivo me he quedado con las ganas de participar de la procesión en honor al Señor Santiago, como las que participamos todos juntos en las Tres Solemnes precesiones de Semana Santa. ¡Pero no! Por esta ocasión no participé, lo creí una obligación. Y creo que en lo que va de los próximos años me quedaré con las ganas. Porque mientras haya CERVEZAS,  y mientras existan esas ligerezas NO PARTICIPARE. No quiero ser cómplice del mal testimonio que los dizque “católicos” damos a los hermanos más alejados y a los hermanos separados con una “procesión” donde muchos presumen su hombría en caballos majestuosos, y se muestran “orgullosos” de la enormidad de la belleza de sus cabalgatas pero con una cerveza en la manos, exhibiéndose a todo el mundo, no tan solo borrachos de cervezas, sino también de soberbia.
¡Qué pesar! Deshonrar de esa manera una procesión tan HERMOSA y muy nuestra, muy tradicional, y a la vez tan PAGANA. Hemos buscado más lo material que lo espiritual. Y los mismos católicos hemos dejado que el demonio se meta en nuestras filas y haga de las suyas dando ese mal testimonio. ¡Ya los estoy escuchando! A esos honrosos caballerangos: “Este padrecito nos salió persignado… jajajaj! Y quiero decirles que no. No es así, porque es cierto lo que dice el salmo 104, 15: “El vino alegra el corazón del hombre…”, además, por otro lado, en el Evangelio de San Juan  (2, 4-5) Jesús convierte agua en vino; y seguramente en algunas otras ocasiones Jesús probó el vino. La cuestión es que a Jesús nunca lo vieron caerse por el exceso del alcohol. Yo tomo cerveza pero nunca me han visto borracho. Esa tradición es muy bonita, y en Semana Santa participé de todas las procesiones, el pueblo es testigo de ello, pero si en alguna de esas procesiones se hiciera lo mismo, también tengo que dejarla, mi conciencia me dice que no debo promover esas prácticas consideradas fuera de las prácticas cristianas.  Y como sé que antes de perder una cerveza, se prefiere perder a un párroco en la procesión, y como sé que no se cambiará dicha práctica, nada cristiana, pues entonces no me preocuparé de participar en dicha procesión. No cabe duda preferimos trabajar por el alimento que perece que el que da la vida eterna,

Por otro lado, considero que las transformaciones que hemos vivido en nuestro país van por la misma línea. Sospecho que hemos cambiado lo material por lo espiritual, es decir, preferimos estar bien materialmente, y a cambio hemos dejado a un  lado lo espiritual, la VIDA, la RELIGIÓN, el RESPETO a Dios, los valores. Pero sólo es una sospecha. Dios quiera que me equivoque.

CATEQUESIS PARA EL VIERNES
PRIMER PASO: Oración. Señor Jesús, enséñanos a trabajar, no por el alimento que perece, sino por el que da vida eterna. Y una vez conseguido ese alimento, concédenos consérvalo por los siglos de los siglos. Amén. 
SEGUNDO PASO: Para reflexionar. ¿En tu casa tus hijos han aprendido a utilizar más la tecnología que la Biblia? ¿En tu Familia, la práctica de leer la Biblia ha pasado de moda? ¿Tus hijos prefieren más su celular o la TV o el Xbox 360 que el Rezo del Santo Rosario? ¿En tu Familia les gusta más las películas que una hora de Misa? (responde dichas preguntas entre todos tus hermanos de tu centro de oración o tu familia)
TERCER PASO: Lee pausadamente el Evangelio de este domingo.
CUARTO PASO: Responde. ¿Qué se entiende por desnutrición espiritual? ¿Crees que en tu familia se vive una desnutrición espiritual? ¿Por qué? ¿En tu familia se trabaja más por el alimento material que por el alimento espiritual? ¿Cuál será el alimento que da vida eterna? (responde dichas preguntas entre todos tus hermanos de tu centro de oración o tu familia)
QUINTO PASO: Actúa. Compra pan y repártelos a tu grupo o Familia. Luego salgan a la calle y compártanlo con alguien que tenga necesidad de ese pan, y haz con esa persona la siguiente oración. Padre Todopoderoso, Tú eres quien nos da el Pan vivo bajado del Cielo. Has que este pan nos recuerdo la necesidad que tiene nuestra alma de ser alimentada por el Pan que da la Vida Eterna, para que nuestra alma no se muera, ni se apeste, y así como este pan da vida al cuerpo, haz que nuestra alma cobre vida con el Pan del cielo, enséñanos vivir siempre de este Pan, Jesucristo tu Hijo, que contigo vive y reina, por los siglos de los siglos. Amén.


NOTA: el próximo viernes, previa hora y lugar, compartan esta experiencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario