jueves, 12 de julio de 2018

SALMOS DEL MES DE JULIO

DOMINGO XIII ORDINARIO
SALMO RESPONSORIAL (sal 29)



R: Te alabaré, Señor, eternamente.

L: Te alabaré, Señor,
pues no dejaste que se rieran de mí mis enemigos.
Tú, Señor, me salvaste de la muerte
y a punto de morir, me reviviste.

R: Te alabaré, Señor, eternamente.

L: Alaben al Señor quienes lo aman, d
en gracias a su nombre, porque su ira dura un solo instante
 y su bondad, toda la vida.
El llanto nos visita por la tarde; por la mañana, el júbilo.

R: Te alabaré, Señor, eternamente.

L: Escúchame, Señor, y compadécete;
Señor, ven en mi ayuda.
Convertiste mi duelo en alegría,
te alabaré por eso eternamente.

R: Te alabaré, Señor, eternamente.



XIV DOMINGO ORDINARIO
SALMO RESPONSORIAL (sal 122)



R: Ten piedad de nosotros, ten piedad.

L: En ti, Señor, que habitasen lo alto,
fijos los ojos tengo,
como fijan sus ojos
en las manos de su señor, los siervos.

R: Ten piedad de nosotros, ten piedad.

L: Así como la esclava
en su señora tiene fijos los ojos,
fijos en el Señor están los nuestros,
hasta que Dios se apiade de nosotros.

R: Ten piedad de nosotros, ten piedad.

L: Ten piedad de nosotros, ten piedad,
porque estamos, Señor, hartos de injurias;
saturados estamos de desprecios,
de insolencias y burlas.

R: Ten piedad de nosotros, ten piedad.



DOMINGO XV ORDINARIO
SALMO RESPONSORIAL(sal 84)



R: Muéstranos, Señor, tu misericordia. 

L: Escucharé las palabras del Señor, 
palabras de paz para su pueblo santo. 
Está ya cerca nuestra salvación 
y la gloria del Señor habitará en la tierra. 

R: Muéstranos, Señor, tu misericordia. 

L: La misericordia y la verdad se encontraron, 
la justicia y la paz se besaron, 
la fidelidad brotó en la tierra 
y la justicia vino del cielo. 

R: Muéstranos, Señor, tu misericordia. 

L: Cuando el Señor nos muestre su bondad,
nuestra tierra producirá su fruto.
La justicia le abrirá camino al Señor 
e irá siguiendo sus pisadas.

R: Muéstranos, Señor, tu misericordia. 


XVI DOMINGO ORDINARIO
SALMO RESPONSORIAL (sal 22)




R: El Señor es mi pastor, nada me faltará.

El Señor es mi pastor, nada me falta;
en verdes praderas me hace reposar
y hacia fuentes tranquilas
me conduce para reparar mis fuerzas.

R: El Señor es mi pastor, nada me faltará.

L: Por ser un Dios fiel a sus promesas,
me guía por el sendero recto; así, aunque camine por cañadas oscuras,
nada temo, porque tú estás conmigo.
 Tu vara y tu cayado me dan seguridad.

L: Tú mismo me preparas la mesa,
a despecho de mis adversarios;
me unges la cabeza con perfume
y llenas mi copa hasta los bordes.

R: El Señor es mi pastor, nada me faltará.


XVII DOMINGO ORDINARIO
SALMO RESPONSORIAL (sal 144)



R: Bendeciré al Señor eternamente.

L: Que te alaben, Señor, todas tus obras
y que todos tus fieles te bendigan.
Que proclamen la gloria de tu reino
y den a conocer tus maravillas.

R: Bendeciré al Señor eternamente.

 L: A ti, Señor, sus ojos vuelven todos
y tú los alimentas a su tiempo.
Abres, Señor, tus manos generosas
y cuantos viven quedan satisfechos.

R: Bendeciré al Señor eternamente.

L: Siempre es justo el Señor en sus designios
y están llenas de amor todas sus obras.
No está lejos de aquellos que lo buscan;
muy cerca está el Señor de quien lo invoca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario