jueves, 2 de noviembre de 2017

SALMOS DEL MES DE NOVIEMBRE

SOLEMNIDAD DE TODOS LOS SANTOS (CICLO A)
1 de noviembre
Salmo responsorial (sal 23)



R: Ésta es la clase de hombres que te buscan, Señor.
L: Del Señor es la tierra y lo que ella tiene,
el orbe todo y los que en él habitan,
pues Él lo edificó sobre los mares,
Él fue quien lo asentó sobre los ríos.

R: Ésta es la clase de hombres que te buscan, Señor.
L: ¿Quién subirá hasta el monte del Señor?
¿Quién podrá entrar en su recinto santo?
El de corazón limpio y manos puras
y que no jura en falso.

R: Ésta es la clase de hombres que te buscan, Señor.
L: Ése obtendrá la bendición de Dios,
y Dios, su salvador, le hará justicia.
Ésta es la clase de hombres que te buscan
y vienen ante ti, Dios de Jacob.

R: Ésta es la clase de hombres que te buscan, Señor.



CONMEMORACIÓN A TODOS LOS FIELES DIFUNTOS
2 de noviembre
Salmo responsorial (sal 26)



R: Espero ver la bondad del Señor.
L: El Señor es mi luz y mi salvación,
¿a quién voy a tenerle miedo?
El Señor es la defensa de mi vida,
¿quién podrá hacerme temblar?

R: Espero ver la bondad del Señor.
L: Lo único que pido,
lo único que busco es vivir en la casa del Señor toda mi vida,
para disfrutar las bondades del Señor
y estar continuamente en su presencia.

R: Espero ver la bondad del Señor.
L: Oye, Señor, mi voz y mis clamores y tenme compasión.
El corazón me dice que te busque
y buscándote estoy.
No rechaces con cólera a tu siervo.

R: Espero ver la bondad del Señor.
L: La bondad del Señor espero
ver en esta misma vida.
Ármate de valor
y fortaleza y en el Señor confía.

R: Espero ver la bondad del Señor.



XXXI DOMINGO ORDINARIO (CICLO A)
5 de noviembre
Salmo responsorial (sal 130)



R: Señor, consérvame en tu paz.
L: Señor, mi corazón no es ambicioso
ni mis ojos soberbios;
grandezas que superen
mis alcances no pretendo.

R: Señor, consérvame en tu paz.
L: Estoy, Señor, por lo contrario,
tranquilo y en silencio,
como niño recién amamantado
en los brazos maternos.

R: Señor, consérvame en tu paz.
L: Que igual en el
Señor esperen
los hijos de Israel,
ahora y siempre.

R: Señor, consérvame en tu paz.




XXXII DOMINGO ORDINARIO (CICLO A)
12 de noviembre
Salmo responsorial (sal 62)


R: Señor, mi alma tiene sed de ti.
L: Señor, tú eres mi Dios, a ti te busco;
de ti sedienta está mi alma.
Señor, todo mi ser te añora
como el suelo reseco añora el agua.

R: Señor, mi alma tiene sed de ti.
L: Para admirar tu gloria y tu poder,
con este afán te busco en tu santuario.
Pues mejor es tu amor que la existencia;
siempre, Señor, te alabarán mis labios.

R: Señor, mi alma tiene sed de ti.
L: Podré así bendecirte mientras viva
y levantar en oración mis manos.
De lo mejor se saciará mi alma.
Te alabaré con jubilosos labios.

R: Señor, mi alma tiene sed de ti.



XXXIII DOMINGO ORDINARIO (CICLO A)
19 de octubre
Salmo responsorial (sal 127)



R: Dichoso el que teme al Señor.
L: Dichoso el que teme al Señor
y sigue sus caminos:
comerá del fruto de su trabajo,
será dichoso, le irá bien.

R: Dichoso el que teme al Señor.
L: Su mujer como vid fecunda,
en medio de su casa; sus hijos,
como renuevos de olivo,
alrededor de su mesa.

R: Dichoso el que teme al Señor.
L: Ésta es la bendición del hombre que teme al Señor:
“Que el Señor te bendiga desde Sión,
que veas la prosperidad de Jerusalén,
todos los días de tu vida”.


R: Dichoso el que teme al Señor. 



SOLEMNIDAD DE NUESTRO SEÑOR JESUCIRSTO, REY DEL UNIVERSO
26 de noviembre
Salmo responsorial (sal 22)



R: El Señor es mi pastor, nada me faltará.
L: El Señor es mi pastor, nada me falta; 
en verdes praderas me hace reposar 
y hacia fuentes tranquilas 
me conduce para reparar mis fuerzas.

R: El Señor es mi pastor, nada me faltará.
L: Preparas una mesa ante mí, 
en frente de mis enemigos; 
me unges la cabeza con perfume 
y mi copa reboza.

R: El Señor es mi pastor, nada me faltará.
L: Tu bondad y tu misericordia 
me acompañan todos los días de mi vida; 
y habitaré en la casa del Señor 
por años sin término.

R: El Señor es mi pastor, nada me faltará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario