viernes, 8 de septiembre de 2017

SALMOS DEL MES DE SEPTIEMBRE

22° DOMINGO ORDINARIO (Ciclo A)
3 de septiembre
SALMO RESPONSORIAL (sal 62)



R:  Señor, mi alma tiene sed de ti.
L: Señor, tú eres mi Dios,
a ti te busco; de ti sedienta está mi alma.
Señor, todo mi ser te añora,
como el suelo reseco añora el agua.

R:  Señor, mi alma tiene sed de ti.
L: Para admirar tu gloria y tu poder,
con este afán te busco en tu santuario.
Pues mejor es tu amor que la existencia;
siempre, Señor, te alabarán mis labios.

R:  Señor, mi alma tiene sed de ti.
L: Podré así bendecirte mientras viva
y levantar en oración mis manos.
De lo mejor se saciará mi alma;
te alabaré con jubilosos labios.

R:  Señor, mi alma tiene sed de ti.
L: Porque fuiste mi auxilio y a tu sombra,
Señor, canto con gozo.
A ti se adhiere mi alma
y tu diestra me da seguro apoyo.

R:  Señor, mi alma tiene sed de ti.



23° DOMINGO ORDINARIO (Ciclo A)
17 de septiembre
SALMO RESPONSORIAL (sal 94)






R: Señor, que no seamos sordos a tu voz.
L: Vengan, lancemos vivas al Señor,
aclamemos al Dios que nos salva.
Acerquémonos a él, llenos de júbilo,
y démosle gracias.

R: Señor, que no seamos sordos a tu voz.
L:  Vengan, y puestos de rodillas,
adoremos y bendigamos al Señor, que nos hizo,
pues él es nuestro Dios y nosotros su pueblo,
él nuestro pastor y nosotros, sus ovejas.

R: Señor, que no seamos sordos a tu voz.
L:  Hagámosle caso al Señor, que nos dice:
“No endurezcan su corazón, como el día de la rebelión en el desierto,
 cuando sus padres dudaron de mí,
aunque habían visto mis obras”.

R: Señor, que no seamos sordos a tu voz. 



24° DOMINGO ORDINARIO (Ciclo A)
17 de septiembre
SALMO RESPONSORIAL (sal 102)



R: El Señor es compasivo y misericordioso.
L: Bendice al Señor, alma mía;
que todo mi ser bendiga su santo nombre.
Bendice al Señor, alma mía
y no te olvides de sus beneficios.

R: El Señor es compasivo y misericordioso.
L: El Señor perdona tus pecados
y cura tus enfermedades;
él rescata tu vida del sepulcro
y te colma de amor y de ternura.

R: El Señor es compasivo y misericordioso.
L: El Señor no nos condena para siempre,
ni nos guarda rencor perpetuo.
No nos trata como merecen nuestras culpas,
ni nos paga según nuestros pecados.

R: El Señor es compasivo y misericordioso.
L: Como desde la tierra hasta el cielo,
así es de grande su misericordia;
como un padre es compasivo con sus hijos,
así es compasivo el Señor con quien lo ama.


R: El Señor es compasivo y misericordioso. 

25° DOMINGO ORDINARIO (Ciclo A)
17 de septiembre
SALMO RESPONSORIAL (sal 144)




R: Bendeciré al Señor eternamente.
L: Un día tras otro bendeciré tu nombre
 y no cesará mi boca de alabarte.
Muy digno de alabanza es el Señor,
por ser su grandeza incalculable

R: Bendeciré al Señor eternamente.
L: El Señor es compasivo y misericordioso,
lento para enojarse y generoso para perdonar.
Bueno es el Señor para con todos
y su amor se extiende a todas sus creaturas.

R: Bendeciré al Señor eternamente.
L: Siempre es justo el Señor en sus designios
 y están llenas de amor todas sus obras.
No está lejos de aquellos que lo buscan;
 muy cerca está el Señor, de quien lo invoca.

R: Bendeciré al Señor eternamente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario