viernes, 11 de agosto de 2017

SEÑOR ¡SALVAME! REFLEXION DOMINICAL. 13 DE AGOSTO DE 2017

FE, MATRIMONIO Y FAMILIA
REFLEXION DOMINICAL
DOMINGO XVII DEL TIEMPO ORDINARIO
13 DE AGOSTO 2017
PBRO. TEODULO MORALES MEZO
XIX TIEMPO ORDINARIO
CICLO A
SEÑOR ¡SALVAME!

Del santo Evangelio según san Mateo: 14, 22-33
En aquel tiempo, inmediatamente después de la multiplicación de los panes, Jesús hizo que sus discípulos subieran a la barca y se dirigieran a la otra orilla, mientras él despedía a la gente. Después de despedirla, subió al monte a solas para orar. Llegada la noche, estaba él solo allí. Entre tanto, la barca iba ya muy lejos de la costa y las olas la sacudían, porque el viento era contrario. A la madrugada, Jesús fue hacia ellos, caminando sobre el agua. Los discípulos, al verlo andar sobre el agua, se espantaron y decían: “¡Es un fantasma!” Y daban gritos de terror. Pero Jesús les dijo enseguida: “Tranquilícense y no teman. Soy yo”.  Entonces le dijo Pedro: “Señor, si eres tú, mándame ir a ti caminando sobre el agua”. Jesús le contestó: “Ven”. Pedro bajó de la barca y comenzó a caminar sobre el agua hacia Jesús; pero al sentir la fuerza del viento, le entró miedo, comenzó a hundirse y gritó: “¡Sálvame, Señor!” Inmediatamente Jesús le tendió la mano, lo sostuvo y le dijo: “Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?” En cuanto subieron a la barca, el viento se calmó. Los que estaban en la barca se postraron ante Jesús, diciendo: “Verdaderamente tú eres el Hijo de Dios”. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.


1.       “¡Es un fantasma!”
Las apariencias engañan, cuando no creemos que el fantasma es Dios, creemos que Dios es un fantasma, y eso sucede en la vida cristiana de cada familia, cuando no se conoce a Dios también se le confunde. Hay quienes creen que Dios es una MUERTE y le pintan estatuas, le queman incienso y le ofrecen manzanas. Cuando no, creemos que Dios es un fantasma disfrazado de religión. Los primeros son aquellos que ante la decepción de un Dios que no cumple caprichos, se buscan un Dios a su conveniencia, no tan sólo un Dios que les dé permiso de matar, vender drogas y secuestrar, sino que los proteja. Los segundos son igualmente peligrosos, y se auto-engañan, se creen gente de Iglesia, de grupo o se ofrecen a sí mismos, ante los demás como un grupo de iglesia pero no lo son, se creen coordinador de un grupo de Iglesia, pero en realidad son coordinadores de una secta dentro de la Iglesia, no hacen comunión, se creen de élite, (según el Papa Francisco), dividen, hacen misa aparte, por cierto, su propia misa (no ya una misa católica). Hablan de tal o cual manera, desprecian a los demás, incluso al mismo sacerdote, ya no lo llaman Padre, sino “el Cura”. (Nótese un pensamiento y una actitud 100 % protestante). A eso yo le llamo fantasma de religión, porque creen en un Jesús difuso, vago y equivocado.



2.       “Señor, si eres tú, mándame ir a ti caminando sobre el agua”.
En ese mismo contexto, esa frase de Pedro, me recuerda a esa actitud, pues yo me pregunto: “Esa actitud ¿no refleja una cierta actitud de soberbia? Católicos con un Jesús mágico, pero sobre todo con un Súper-Jesús, que por lo tanto se creen súper-grupos, súper-religión, súper-carisma, súper-camino, súper-esposos. Y si no, ministros o catequistas que todo lo saben, o bien papá o mamá que todo lo saben, no enseñan la Fe a sus hijos pero sí les enseñan  a adorar el estudio, el trabajo, o el juego.
“Señor, si eres tú, mándame ir a ti caminando sobre el agua”, para que todos vean que yo también puedo, que tú estás conmigo, que yo soy el súper apóstol, que mi carisma es más que el de todos los otros. ¡Qué tentación más peligrosa! Y sin embargo, Jesús les permite caminar por ese CAMINO¸ pero mira Pedro, si no cambias de actitud y lo haces humildad, te voy a dejar caer. Y Jesús lo cumple, sin embargo, muy pocos son los que tienen la suficiente humildad de decirle a Jesús, ¡SALVAME!, Dios quiera que así fuera, que reconociéramos nuestra soberbia y volviéramos los ojos a él. Porque él nos daría la mano y no diría ¡no tengas miedo! Y lo reconociéramos como el…

3.       “Verdaderamente tú eres el Hijo de Dios”.
Reconocer a Jesús como el Hijo de Dios es reconocerlo muy cercano a Dios, reconocerlo como verdadero Dios, ¿Quién puede heredar la naturaleza misma de Dios, sino su mismo Hijo? Por eso reconocer a Jesús como Dios, es reconocerlo como verdadero Dios. Como el que puede, solo Él puede.
¿De qué me sirve estar en un Camino ideal, si no reconozco a aquel que es el Camino? ¿Esto no es usurpar a Jesús mismo que se presentó a sí mismo como el Camino…? En fin Dios quiera que sepamos buscar la ayuda de Dios en todo momento.
Señor, tengo hambre de Ti,
pero a veces cedo ante las ofertas del mundo,
de mi hombre viejo,
del Maligno, que, en vez de satisfacerme,
me dejan vacío.

Te pido perdón con corazón sincero.
Nútreme con el alimento de tu Cuerpo
 y fortaléceme en mi combate,
que por mis propias fuerzas no puedo.
Jesús, Tú me conoces y Tú sabes
lo que hay en mi corazón.
Te pido que me ayudes a
ser tierra fértil ante tu palabra,
para que escuchándola y
dejando que me interpele,

pueda hacerla vida en mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario