sábado, 27 de mayo de 2017

¿SUBES O TE QUEDAS REFLEXIÓN DOMINICAL

¿SUBES O TE QUEDAS
FE, MATRIMONIO Y FAMILIA
REFLEXIÓN DOMINICAL
PBRO. TEODULO MORALES MEZO
DOMINGO DE LA ASCENCION DEL SEÑOR
28 DE MAYO 2017

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Mt 28, 19. 20
R/. Aleluya, aleluya.
Vayan y enseñen a todas las naciones, dice el Señor, y sepan que yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo. R/.
EVANGELIO
Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra.
+ Del santo Evangelio según san Mateo: 28, 16-20
En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea y subieron al monte en el que Jesús los había citado. Al ver a Jesús, se postraron, aunque algunos titubeaban.  Entonces, Jesús se acercó a ellos y les dijo: “Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Vayan, pues, y hagan discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a cumplir todo cuanto yo les he mandado; y sepan que yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo”. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

Introducción
La Ascensión del Señor, según me parece, es una invitación a todos, para ir al cielo. Y es una excelente oportunidad para aprovechar e invitarte a ti para ir al cielo. Y es, además para mí, una urgencia, porque lamentablemente ya no hay tiempo, el tiempo se acaba. Hermano: te invito a ir al cielo ¿Subes o te quedas? Pero, ¿Porque ir al cielo? ¿Quiénes pueden ir al cielo? ¿Cómo le hago para ir al cielo? La Ascensión es un recordatorio de Jesús y al mismo tiempo una invitación para ir al cielo con Él.
HABLEMOS DEL CIELO
Hay niveles en el cielo
Quienes han tenido experiencias cercanas a la muerte cuentan cosas extrañas y espectaculares del cielo. Parecen salidas de cuentos infantiles. Lo típico es el amor que se irradia en todo y en todos. La Biblia también lo describe, aunque más escuetamente.  La Biblia nos habla de niveles distintos del cielo, por lo menos tres. ¿Qué hay en cada uno de los tres niveles del cielo?
¿QUÉ ES EL CIELO?
La Escritura dice lo que el “ojo no ha visto”. O sea que con los ojos físicos nunca hemos visto el panorama de la eternidad. Pero sí lo podemos vislumbrar a partir de partes de la Biblia, como Ezequiel y el Apocalipsis. Y de los que han llegado tan cerca de la muerte, que a menudo han sido declarados clínicamente muertos (sin embargo, nunca perdieron la conciencia, de hecho eran más conscientes que nunca). Fascinante es cómo en los últimos años muchos de estos casos han involucrado a los propios médicos. Incluso cirujanos que se han deslizado más allá del umbral de la vida (al menos tal como se define médicamente). Sin latido del corazón. Sin presión arterial. Sin respiración. Fundamentalmente, sin actividad cerebral. Ellos no deberían haber sido capaces de volver. Desde luego, no deberían ser capaces de recordar nada. Sin embargo, una y otra vez, lo hacen. En los últimos años ha habido por lo menos dos best-sellers del New York Times de médicos que informaron de visiones cercanas a la muerte. Un neurocirujano de la Universidad de Harvard, el Dr. Eben Alexander, quien escribió el best-seller, Proof of Heaven, y el otro, una cirujana ortopédica de columna, la Dra. María G. Neal, quien escribió To Heaven and Back.

DESCRIPCIÓN DE LA DRA. NEAL
Como su libro dice, la Dra. Neal relata la historia de su viaje en 1999 a la región de Los Ríos en el sur de Chile donde se ahogó en un accidente de kayak. Mientras bajaba de cascada en cascada, su kayak se dio vuelta y se sumergió por completo. A pesar de los esfuerzos de rescate de sus compañeros, ella estuvo bajo el agua por mucho tiempo, y como resultado murió.

Neal describe haber estado en la presencia de ángeles y Jesús, como más que un sentimiento, sino que realmente vio las imágenes de sus rostros: “Ellos estaban explotando con un amor absoluto”, dijo la doctora Neal acerca de los ángeles que se encontró. “Se veían como la compasión, a pesar de que eso no es un adjetivo.  Me da vergüenza decirlo ahora, y me gustaría haber tomado notas, pero yo realmente no anoté cómo eran o cómo me veían porque no tenía importancia. Yo quería llegar a esta entrada al reino de Dios”. Ella cree que Jesús la guió a través de la situación cercana a la muerte antes de que los equipos de rescate lograran reanimarla. ”Me siento muy presuntuosa al decir eso, pero yo creo que Jesús me sostenía cuando yo todavía estaba en mi bote y me tranquilizaba y me reconfortaba”, agregó. Él no se parecía a la imagen en mis libros de la escuela dominical. Yo diría que no lo miré críticamente en términos de decir: ¿De qué color es el pelo? Lo que miré y lo que vi era su infinita bondad y compasión“. “No voy a pretender que no me gustaría que estuviera aquí, pero voy a verlo en algún momento”, dijo a NBC News, hablando de Jesús.
”Sé que hay vida después de la muerte, y yo estoy absolutamente segura de que las promesas de Dios son verdaderas. Casi todos los que han hablado que han tenido una experiencias cercanas a la muerte no quieren volver. Me sentí absolutamente como si estuviera en casa. No sólo en paz, sino que había regresado al reino de Dios y que estaba en casa”.
¿EL PAISAJE?
Lo que ella vio fue un “campo gigante, gigante… eso fue hermoso. Tenía todos los colores y el sentido de la belleza era muy intenso. Y había una gran cúpula y no suena del todo bien cuando lo describo. Pero fue genial, brillante, y realmente hermoso y repleto de amor. Y todos nos estaban dando una última oportunidad de elegir a Dios o alejarse para eternidad“. También describió un amplio salón donde fue evaluada (y se le dijo que regresara, que tenía más para hacer). Una y otra vez, las representaciones similares: Belleza que va más allá de las palabras humanas. Los colores diferentes a los de la tierra, música sanadora, tremenda relajación, aguas vivas (mares de fuentes).
 LA CONSISTENCIA DE ESTAS DESCRIPCIONES ES ABRUMADORA
Años atrás, una mujer llamada Rebecca Springer (en A las Puertas del Cielo) habló de la misma belleza suprema: “Las calles eran muy amplias, suaves y pavimentadas con mármol y piedras preciosas de todas clases. Aunque estaban atestadas de personas con varias labores, no había una mota de suciedad o polvo visible en ninguna parte”. Rebecca, que es de Canadá, dijo que vio una suave pendiente y “un templo cuya vasta cúpula, enormes pilares y paredes sólidas eran de la perlas perfectas. A través de los grandes ventanales del templo brillaba un resplandor blanco que envolvía por completo el resplandor dorado de la luz celestial y la convertía en su propia luz” ¡Una cúpula como vio la Dra. Neal! ¿Increíble para describirlo? ¿Cómo se puede verbalizar un lugar donde – según las palabras de un vidente de una aparición aprobada por la Iglesia en Kibeho en Ruanda, que fue “tomada” de allí durante un “coma” (acompañada por la Virgen) – los colores tienen “sonido” como la música y la música parece como colores, donde se puede respirar “agua” y “beber luz”? Curiosamente, la vidente Anathalie Mukamazimpaka, describió un lugar alto en el cielo (que le dijeron era “Isangano”, el “lugar de comunión”). Donde siete hombres guapos en capas de un blanco puro estaban en un círculo creando música hermosa, pero sin instrumentos, “cada nota llena de una sensación diferente de satisfacción y alegría”, en palabras de un escritor. Hubo también un lugar donde la Virgen le mostró “millones de personas vestidas de blanco”.  Ellas no estaban tan radiantes y felices como los siete, pero todavía “abrumadoramente felices”, eso era “Isenderezwa z’ibyishimo” o el “lugar amado de Dios”. “Una santidad lo envuelve, y los ojos curiosos no deben mirar en él”, dijo también Rebecca. “Basta decir que no hay una alegría que conozcamos en la tierra, es rara y sagrada”.

LA BIBLIA NOS HABLA DE TRES CIELOS
Según pasajes de las escrituras habría distintos lugares en el cielo, por lo menos tres.
Pero en un africano que alega haber sido llevado al cielo 4 veces dice que hay 11 cielos. En 2 Corintios 12: 2-4, Pablo escribe “Sé de un hombre en Cristo, el cual hace catorce años – si en el cuerpo o fuera del cuerpo no lo sé, Dios lo sabe – fue arrebatado hasta el tercer cielo. Y sé que este hombre – en el cuerpo o fuera del cuerpo del cuerpo no lo sé, Dios lo sabe – fue arrebatado al paraíso y oyó palabras inefables que el hombre no puede pronunciar“. Algunos analistas suponen que ese hombre fue el mismo Pablo. Este pasaje indica que hay por lo menos tres cielos, uno inmediatamente por encima del otro.  El superior tal vez sea lo que Pablo describe como el “tercer cielo”. Es el lugar del paraíso y el lugar de vivienda personal de Dios, el lugar más sagrado en el universo. Pasajes como el de Pablo nos dan el concepto a menudo asociado con el cielo de pureza o santidad. Las palabras que se hablan allí son tan sagradas que no se pueden repetir en el exterior.

Paradeisos (paraíso) es la palabra griega para “jardín”. En él se describe el jardín de Dios en el cielo. El Paraíso es el destino final de todos los pecadores que verdaderamente se han arrepentido y que han perseverado en la vida de fe. En la cruz, Jesús prometió al ladrón penitente que los dos estarían juntos aquel día en el Paraíso, Lucas 23:43. El libro de Apocalipsis nos presenta a una zona conocida como el “cielo medio”. Esto describe como una especie de gran extensión con diferentes tipos de seres que van y vienen. Los siguientes versículos describen diversos seres poderosos que hacen proclamas desde el medio del cielo. “En mi visión oí un águila que volaba por medio del cielo y gritaba con voz potente: “¡Ay, ay, ay de los habitantes de la tierra tan pronto como suenen las trompetas que los tres ángeles van a tocar!”. (Apocalipsis 8:13). “Vi otro ángel que volaba por medio del cielo y tenía una buena nueva eterna que anunciar a los habitantes de la tierra, a toda nación, raza, lengua y pueblo.” (Apocalipsis 14: 6). “Después vi un ángel puesto de pie en el sol, que gritó con voz potente a todas las aves que volaban en el medio del cielo: “Venid y reuníos para el gran banquete de Dios,” (Ap 19:17). La palabra griega que se usa para el medio cielo es mesouranema, que significa precisamente eso, el cielo medio. Este podría ser el segundo cielo. Podríamos asumir, por último, que el cielo visible -el cielo que vemos en nuestra visión natural- es el primer cielo. Todos los habitantes de la tierra están familiarizados hasta cierto punto con este cielo.
Hermanos: en la fiesta de la Ascensión del Señor me permito recordarles que hay un cielo. “Y subió al cielo…” no vivas tu vida como si el cielo no existiera. Que Dios grande en misericordia te ayude a ascender hasta el cielo. Libres de pecados. Nadie entra el cielo con odio, impureza, o adulterio. Que Dios te bendiga


No hay comentarios:

Publicar un comentario