jueves, 30 de marzo de 2017

SALMOS DEL MES DE ABRIL

DOMINGO DE CUARESMA
2 DE ABRIL

SALMO RESPONSORIAL (sal 129)

Escucha"18 Domingo V Cuaresma" en Spreaker.


R: Perdónanos, Señor, y viviremos.
L: Desde el abismo de mis pecados clamo a ti;
Señor, escucha mi clamor;
que estén atentos tus oídos
a mi voz suplicante.

R: Perdónanos, Señor, y viviremos.

L: Si conservaras el recuerdo de las culpas,

¿quién habría, Señor, que se salvara?
Pero de ti procede el perdón,
por eso con amor te veneramos.


R: Perdónanos, Señor, y viviremos.

L: Confío en el Señor,

mi alma espera y confía en su palabra;
mi alma aguarda al Señor,
mucho más que a la aurora el centinela.


R: Perdónanos, Señor, y viviremos.

L: Como aguarda a la aurora el centinela,
aguarda Israel al Señor, porque del Señor viene la misericordia
y la abundancia de la redención,

y él redimirá a su pueblo de todas sus iniquidades.



DOMINGO DE RAMOS “DE LA PASIÓN DEL SEÑOR
9 DE ABRIL
SALMO RESPONSORIAL (sal 21)

Escucha"19 Domingo de Ramos" en Spreaker.

R/. Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
L: Todos los que me ven,
de mí se burlan; me hacen gestos y dicen:
"Confiaba en el Señor, pues que
Él lo salve; si de veras lo ama, que lo libre".

R: Perdónanos, Señor, y viviremos.


L: Los malvados me cercan
por doquiera como rabiosos perros.
Mis manos y mis pies han taladrado
y se pueden contar todos mis huesos.

R: Perdónanos, Señor, y viviremos.


L: Reparten entre sí mis vestiduras
 y se juegan mi túnica a los dados.
Señor, auxilio mío, ven y ayúdame,
no te quedes de mí tan alejado.


R: Perdónanos, Señor, y viviremos.
L: Contaré tu fama a mis hermanos,
en medio de la asamblea te alabaré.
Fieles del Señor, alábenlo; glorifícalo,
linaje de Jacob; témelo, estirpe de Israel.


R: Perdónanos, Señor, y viviremos.




JUEVES SANTO
13 DE ABRIL

SALMO RESPONSORIAL (sal 115)

Escucha"21 Jueves santo (de la cena del Señor)" en Spreaker.

R: Gracias, Señor, por tu sangre que nos lava.
L: ¿Cómo le pagaré al Señor
todo el bien que me ha hecho?
Levantaré el cáliz de salvación
e invocaré el nombre del Señor.

R: Gracias, Señor, por tu sangre que nos lava.

L: A los ojos del Señor

es muy penoso que mueran sus amigos.
De la muerte, Señor, me has librado,
a mí, tu esclavo e hijo de tu esclava.


R: Gracias, Señor, por tu sangre que nos lava.

L: Te ofreceré con gratitud

un sacrificio e invocaré tu nombre.
Cumpliré mis promesas
al Señor ante todo su pueblo.


R: Gracias, Señor, por tu sangre que nos lava.




VIERNES SANTO
14 DE ABRIL

SALMO RESPONSORIAL (sal 30)

Escucha"22 Viernes santo" en Spreaker.


R: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.
L: A ti, Señor, me acojo,
que no quede yo nunca defraudado.
En tus manos encomiendo mi espíritu
y tú, mi Dios leal, me librarás.

R: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.

L: Se burlan de mí mis enemigos,

mis vecinos y parientes de mí se espantan,
los que me ven pasar huyen de mí.
Estoy en el olvido, como un muerto, como un objeto tirado en la basura.

R: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.

Pero yo, Señor, en ti confío.

Tú eres mi Dios,
y en tus manos está mi destino.
Líbrame de los enemigos que me persiguen.

R: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.

L: Vuelve, Señor, tus ojos a tu siervo

y sálvame, por tu misericordia.
Sean fuertes y valientes de corazón,
ustedes, los que esperan en el Señor.


R: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.




SABADO SANTO
VIGILIA PASCUAL
15 DE ABRIL
PRIMERA LECTURA

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 103, 1-2a.5-6. 10 y 12. 13-14. 24 y 35c

Escucha"23 1 lectura" en Spreaker.

R: Bendice al Señor, alma mía.
L: Bendice al Señor, alma mía;
Señor y Dios mío, inmensa es tu grandeza.
Te vistes de belleza y majestad,
la luz te envuelve como un manto.

R: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.
L: Sobre bases inconmovibles
asentaste la tierra para siempre.
Con un vestido de mares la cubriste
y las aguas en los montes concentraste.

R: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.
L: En los valles haces brotar las fuentes,
que van corriendo entre montañas;
junto al arroyo vienen a vivir las aves,
que cantan entre las ramas.

R: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.
L: Desde tu cielo riegas los montes
y sacias la tierra del fruto de tus manos;
haces brotar hierba para los ganados
y pasto para los que sirven al hombre.

R: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.
L: ¡Qué numerosas son tus obras,
Señor, y todas las hiciste con maestría!
La tierra está llena de tus creaturas.

Bendice al Señor, alma mía. 


SEGUNDA LECTURA

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 15, 5 y 8. 9-10. 11

Escucha"24 2 lectura" en Spreaker.

R: Protégeme, Dios mío, porque me refugio en ti.
L: El Señor es la parte que me ha tocado en herencia:
 mi vida está en sus manos.
Tengo siempre presente al Señor
y con él a mi lado, jamás tropezaré.

R: Protégeme, Dios mío, porque me refugio en ti.

Por eso se me alegran el corazón

y el alma y mi cuerpo vivirá tranquilo,
porque tú no me abandonarás a la muerte,
ni dejarás que sufra yo la corrupción.


R: Protégeme, Dios mío, porque me refugio en ti.

Enséñame el camino de la vida,

sáciame de gozo en tu presencia
y de alegría
perpetua junto a ti.

R: Protégeme, Dios mío, porque me refugio en ti.




TERCERA LECTURA
SALMO RESPONSORIAL

Ex 15, lb-2.3-4.5-6.17-18

Escucha"25 3 lectura" en Spreaker.

R: Alabemos al Señor por su victoria.
Cantemos al Señor, sublime es su victoria:
caballos y jinetes arrojó en el mar.
Mi fortaleza y mi canto es el Señor, él es mi salvación,
él es mi Dios, yo lo alabaré; es el Dios de mis padres, yo le cantaré.


R: Alabemos al Señor por su victoria.
El Señor es un guerrero, su nombre es el Señor.
Precipitó en el mar los carros del faraón
y a sus guerreros;
ahogó en el mar Rojo a sus mejores capitanes.

R: Alabemos al Señor por su victoria.
El mar cayó sobre ellos;
en las temibles aguas como plomo se hundieron.
Extendiste tu diestra, Señor,
y se los tragó la tierra.

R: Alabemos al Señor por su victoria.
Tú llevas a tu pueblo para plantarlo en el monte que le diste en herencia,
en el lugar que convertiste en tu morada,
en el santuario que construyeron tus manos.
Tú, Señor, reinarás para siempre.


R: Alabemos al Señor por su victoria.




CUARTA LECTURA

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 29, 2 y 4. 5-6. 11 y 12a y 13b

Escucha"26 4 lectura" en Spreaker.

R: Te alabaré, Señor, eternamente.
Te alabaré, Señor,
pues no dejaste que se rieran de mí mis enemigos.
Tú, Señor, me salvaste de la muerte
y a punto de morir, me reviviste.

R: Te alabaré, Señor, eternamente.

Alaben al Señor quienes lo aman, den gracias a su nombre,

porque su ira dura un solo instante y su bondad,
toda la vida. El llanto nos visita por la tarde;
por la mañana, el júbilo.


R: Te alabaré, Señor, eternamente.
Escúchame, Señor, y compadécete;
Señor, ven en mi ayuda.
Convertiste mi duelo en alegría,
te alabaré por eso eternamente.



R: Te alabaré, Señor, eternamente.



QUINTA LECTURA

SALMO RESPONSORIAL
Is 12, 2-3. 4bcd. 5-6

Escucha"27 5 lectura" en Spreaker.

R: El Señor es mi Dios y salvador.
El Señor es mi Dios y salvador:
con él estoy seguro y nada temo.
El Señor es mi protección y mi fuerza,
y ha sido mi salvación. Sacarán agua con gozo de la fuente de salvación.

R: El Señor es mi Dios y salvador.

Den gracias al Señor,

invoquen su nombre,
cuenten a los pueblos sus hazañas,
proclamen que su nombre es sublime.


R: El Señor es mi Dios y salvador.

Alaben al Señor por sus proezas,

anúncienlas a toda la tierra.
Griten jubilosos, habitantes de Sión,
porque el Dios de Israel ha sido grande con ustedes.

R: El Señor es mi Dios y salvador.


SEXTA LECTURA

SALMO RESPONSORIAL
del salmo 18, 8. 9. 10. 11

Escucha"28 6 lectura" en Spreaker.

R: Tú tienes, Señor, palabras de vida eterna.
La ley del Señor es perfecta del todo
y reconforta el alma;
inmutables son las palabras del Señor
y hacen sabio al sencillo.


R: Tú tienes, Señor, palabras de vida eterna.

En los mandamientos del Señor hay rectitud

y alegría para el corazón;
son luz los preceptos
del Señor para alumbrar el camino.


R: Tú tienes, Señor, palabras de vida eterna.

La voluntad de Dios es santa

y para siempre estable;
los mandatos del Señor son verdaderos
y enteramente justos.


R: Tú tienes, Señor, palabras de vida eterna.

Más deseables que el oro

y las piedras preciosas las normas del Señor,
y más dulces que la miel
de un panal que gotea.

R: Tú tienes, Señor, palabras de vida eterna.


SÉPTIMA LECTURA

SALMO RESPONSORIAL
De los salmos 41, 3. 5 bcd; 42, 3.4

Escucha"29 7 lectura" en Spreaker.

R: Estoy sediento del Dios que da la vida.
Como el venado
busca el agua de los ríos, así,
cansada, mi alma te busca a ti,
Dios mío.


R: Estoy sediento del Dios que da la vida.

Del Dios que da la vida

está mi ser sediento.
¿Cuándo será posible
ver de nuevo su templo?


R: Estoy sediento del Dios que da la vida.

Recuerdo cuando

íbamos a casa del Señor,
cantando, jubilosos,
alabanzas a Dios.


R: Estoy sediento del Dios que da la vida.

Envíame, Señor, tu luz y tu verdad;

que ellas se conviertan en mi guía
y hasta tu monte santo me conduzcan,
allí donde tú habitas.


R: Estoy sediento del Dios que da la vida.

Al altar del Señor me acercaré,

al Dios que es mi alegría,
y a mi Dios, el Señor,
le daré gracias al compás de la cítara.
R: Estoy sediento del Dios que da la vida.

EPÍSTOLA

SALMO RESPONSORIAL
del salmo 117,1-2. 16ab-17. 22-23

Escucha"31 Epístola" en Spreaker.

R: Aleluya, aleluya.
Te damos gracias,
Señor, porque eres bueno,
porque tu misericordia es eterna.
Diga la casa de Israel: "Su misericordia es eterna".


R: Estoy sediento del Dios que da la vida.

La diestra del Señor es poderosa,

la diestra del Señor es nuestro orgullo.
No moriré, continuaré viviendo,
para contar lo que el Señor ha hecho.


R: Estoy sediento del Dios que da la vida.

La piedra que desecharon los constructores,

es ahora la piedra angular.
Esto es obra de la mano del Señor,
es un milagro patente.

R: Estoy sediento del Dios que da la vida.


DOMINGO DE  PASCUA DE LA RESURRECCIÓN
16 DE ABRIL

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 117, 1-2. 16ab-17. 22-23

Escucha"32 Domingo de Resurrección" en Spreaker.

R: Este es el día del triunfo del Señor. Aleluya.
Te damos gracias,
Señor, porque eres bueno,
por tu misericordia es eterna.
Diga la casa de Israel:
"Su misericordia es eterna".


R: Este es el día del triunfo del Señor. Aleluya.

La diestra del Señor es poderosa,

la diestra del Señor es nuestro orgullo.
No moriré,
continuaré viviendo para contar lo que el Señor ha hecho.


R: Este es el día del triunfo del Señor. Aleluya.

La piedra que desecharon los constructores,

es ahora la piedra angular.
Esto es obra de la mano del Señor,
es un milagro patente.


R: Este es el día del triunfo del Señor. Aleluya.




2° DOMINGO DE PASCUA
23 DE ABRIL

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 117, 2-4. 13-15. 22-24

Escucha"01 Domingo II Pascua" en Spreaker.

R: La misericordia del Señor es eterna. Aleluya.
Diga la casa de Israel:
"Su misericordia es eterna". Diga la casa de Aarón:
"Su misericordia es eterna". Digan los que temen al Señor:
"Su misericordia es eterna".


R: Este es el día del triunfo del Señor. Aleluya.

Querían a empujones derribarme,

pero Dios me ayudó.
El Señor es mi fuerza y mi alegría,
en el Señor está mi salvación


R: Este es el día del triunfo del Señor. Aleluya.

La piedra que desecharon los constructores,

es ahora la piedra angular. Esto es obra de la mano del Señor,
 es un milagro patente. Éste es el día del triunfo del Señor,
día de júbilo y de gozo.


R: Este es el día del triunfo del Señor. Aleluya.




3er DOMINGO DE PASCUA
30 DE ABRIL

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 15, 1-2a y 5. 7-8. 9-10. 11


Escucha"02 Domingo III Pascua" en Spreaker.

R: Enséñanos, Señor, el camino de la vida. Aleluya.
Protégeme, Dios mío, pues eres mi refugio.
Yo siempre he dicho que tú eres mi Señor.
El Señor es la parte que me ha tocado en herencia:
mi vida está en sus manos.


R: Este es el día del triunfo del Señor. Aleluya.

Bendeciré al Señor,

que me aconseja, hasta de noche me instruye internamente.
Tengo siempre presente al Señor
y con él a mi lado, jamás tropezaré.

R: Este es el día del triunfo del Señor. Aleluya.

Por eso se me alegran el corazón

y el alma y mi cuerpo vivirá tranquilo,
porque tú no me abandonarás a la muerte
ni dejarás que sufra yo la corrupción.


R: Este es el día del triunfo del Señor. Aleluya.

Enséñame el camino de la vida,

sáciame de gozo en tu presencia
y de alegría perpetua
 junto a ti.

R: Este es el día del triunfo del Señor. Aleluya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario