jueves, 2 de febrero de 2017

SAL DE LA POLITICA Y LUZ DE LA SOCIEDAD




DOMINGO 5º DEL TIEMPO ORDINARIO

CICLO A

5 DE FEBRERO 2017
PBRO. TEODULO MORALES MEZO
Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,13-16):
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán? No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente. Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de un monte. Tampoco se enciende una lámpara para meterla debajo del celemín, sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los de casa. Brille así vuestra luz ante los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en los cielos». Palabra del Señor
 
UN BREVE COMENTARIO DE INAUGURACIÓN
Queridos hermanos: Después de mucho tiempo de no escribir, hoy con esta fecha, reiniciamos esta hermosa tarea de escribir para ustedes la reflexión dominical. Para quienes escribimos, son importante los comentarios de nuestros lectores, espero tus comentarios, que me indican que rumbo llevamos. Siempre necesitaos un termómetro y un brújula, el termómetro serán tus comentarios y la Brújula siempre será la Palabra de Dios.

Hoy en el inicio de esta segunda temporada de reflexiones, ya no estará dedicada a los niños sino a las Familias, recordemos que en este año, el Consejo de Pastoral, en comunión con nuestro Obispo Don Fidencio López Plaza, han querido que este año la prioridad a trabajar sea la Familia. Así que este año, los destinatarios de mis reflexiones serán “Las Familias”. Dios quiera que me acompañes a lo largo de este año que hoy iniciamos, y queremos poner en manos de Nuestra Santísima Madre la Virgen María, para que ella sean quien lleve a buen término esta sencilla misión de escribir durante este año la Reflexión dominical. Los destinatarios específicos serán los jóvenes, Papá, Mamá, los novios, los viudos (as), los (as) solteros (as), etc. Cada uno de los miembros de la Familias.

1. SAL DE LA POLITICA Y LUZ DE LA SOCIEDAD
Hace años recuerdo a un joven que me costaba mucho comprender, porque era como tantos jóvenes que les gusta la política y se apasionan por un candidato y por un partido, pero a éste joven Luis, no lo entendía. Supuse que gustaba participar de la política por necesidad, más que por convicción. Y eso es peligroso, le compraban su necesidad. Pero no lo entendía porque era de los que repartía despensa, compraba votos, repartía dinero, realizaba encuestas, recolectaba firmas, etc. Y se apasionaba por ello, y eso era lo que no entendía, parecía tan devoto de su partido y de sus amigos políticos que a veces me convencía de que lo hacía por convicción. Pero otras tantas me confundía porque parecía tan decepcionado de sua migos candidatos;  aquellos que en campaña participó con ellos de sus promesas, ahora él mismo era uno de miles de decepcionado de esos candidato que siempre que llegan a los puestos de poder se olvidan de sus promesas. Era como muchos otros miles decepcionado de la Política. Hasta que un día se me ocurrió preguntarle: “¿Por qué han tanta interés y luego tanta decepción en la política igual que en la Religión?” Y su respuesta no se hizo esperar. –“Todos son iguales”-.

Y me pareció que era el sentir de tantos otros que como él, tenía la cara y el corazón aburrido de lo mismo. Aquí es donde comprendo lo que dice Jesús en el evangelio de hoy: -Ustedes son la sal de la tierra…-, Ustedes son la luz del mundo-. No comprendo bien si esta es una invitación o es una instrucción. Según yo son las dos cosas. Si es una invitación entonces la actitud es ponerse manos a la obra, si es una instrucción entonces en un mandato y hay que realizarlo. Sería fácil decir y tomar hoy esta afirmación como una invitación, dejando a la libertad tuya la decisión de hacerlo o no, pero hoy te lo doy como una instrucción, y por tanto  una instrucción que compromete.

Pero no es una instrucción que se me ocurra por mero autoritarismo, sino por mera necesidad; sí, porque urge. Urge hermano que hagamos esto, urge que seamos sal y que seamos luz. Sal de la Política. Cuestionaba el Papa Francisco en cierta ocasión ¿Por qué la política está tan mal a nivel mundial? ¿Será que no hay cristianos en la Política? Sí hay pero se han dejado manchar por el mismo lodo de la corrupción, urge que haya cristianos que le den sabor a la política de hoy. Que sean luz que iluminen, que le  den sabor a la política. El sabor de la transparencia, de la verdad, del bien común, del bien de un pueblo, no de una persona.
2. SAL Y LUZ EN TU FAMILIA
Pero también hace falta que en tu familia seas sal y luz de tu familia. Luz en los problemas, sal en las tristezas, sal para las ocasiones de soledad y de sufrimiento. ¿Y como serás en tu familia sal y luz? Con tu alegría, con tu buen humor, con tu cambio de vida, siendo obediente, sencillo, trabajador, colaborador con tus papás, acomedido con tu esposa o esposo, amándolo, siendo fieles. A pesar de los problemas. A pesar de las cosas difíciles.
Vamos a orar pidiendo a Dios que se haga presente en medio de las cosas difíciles de la vida.

SEÑOR JESÚS, TE PIDO que todos aquellos que leemos estas
palabras y escribimos nuestro amén,
SINTAMOS en este momento tu presencia;
tu mano poderosa en nuestro hombro,
nuestro ser entero cubierto por tu abrazo de amor.
Haznos sentir que tú nos rescatas de las
garras de la miseria emocional.
Protégenos de la tristeza asesina,
de la confusión maligna.
 Establece en nuestros corazones en este día
EL PROPÓSITO de creer en tus promesas con firmeza;
sin permitir que las voces engañosas de la duda,
nos hagan creer que estamos solos.
Tú estás con todos nosotros. El único que todo lo puede,
EL ÚNICO que vive y reina.
NADIE MÁS omnipotente y omnipresente como tú.
Arraiga en este día en nuestros corazones
el propósito de creer en Ti siempre.
Si el mundo nos odia, Tú nos amas;
si aún nuestra familia y amigos
nos abandonan: Tú no nos dejarás.
Derrama paz, sabiduría, inteligencia,
salud, felicidad, y firmeza de carácter
en aquellos que leemos estas palabras.
YO CREO QUE TÚ PUEDES, SEÑOR,
REY DEL UNIVERSO, SEÑOR Y DIOS DE MI CORAZÓN.
Virgen María tómame en tus manos y llévame a Jesús.

NOTA: Esta oración está tomada de http://www.beliefnet.com/espanol/oracion-para-alejar-la-tristeza-la-depresion-y-la-soledad.aspx La ultima línea en cursiva es agregado de un servidor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario