viernes, 17 de febrero de 2017

LA FAMILIA Y EL OJO POR OJO. Reflexión dominical 19 de febrero



FAMILIA Y FE CRISTIANA
VII DOMINGO ORDINARIO
19 DE FEBRERO DEL 2017
Pbro. Teódulo Morales Mezo
CICLO A
Del santo Evangelio según san Mateo
Gloria a ti, señor:
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Han oído que se dijo: Ojo por ojo, diente por diente. Pero yo les digo que no hagan resistencia al hombre malo.  Si algún hombre te golpea en la mejilla derecha, también preséntale la izquierda; al que te quiera demandar un juicio para quitarte la túnica, cédele también el manto. Si alguno te obliga a caminar mil pasos en su servicio. Camina con el dos mil. Al que te pide, dale; y al que quiere que le prestes, no le vuelvas la espalda.
Han oído que se dijo: ama al prójimo y odia a tu enemigo. Yo, en cambio, les digo: Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian y rueguen pos los que los persiguen y calumnian, para que sean hijos de su padre celestial, que hace salir su sol sobre los buenos y los malos, y manda lluvia sobre los justos y los injustos.
Porque, si ustedes aman  los que los aman, ¿qué recompensa merecen? ¿no hacen eso mismo lo publicanos? Y si saludan tan solo a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? ¿no hacen eso mismo los paganos? Ustedes, pues, sean perfectos, como su padre celestial es perfecto”.
Palabra Del Señor
Gloria a Ti Señor Jesús
La perícopa del evangelio que hemos escuchado, es una continuación del evangelio que escuchamos el domingo pasado. El domingo pasado, Jesús no recordaba 3 de los 10 mandamientos que tenemos en el Decálogo, hoy en este VII domingo ordinario encontramos un mandamiento que, expresamente no está en el Decálogo y que es considerada como la Ley de Talión; El famoso “ojo por ojo, diente por diente”.
El segundo mandamiento, tampoco este expresado explícitamente en los 10 mandamientos, porque, como dice Jesús es el segundo más importante de los 613 mandamientos, el primero es amar a Dios sobre todas las cosas y el segundo es este que nos recuerda hoy Jesús en este domingo: “amar al prójimo”.
1.- FAMILIA Y OJO POR OJO
¿Haz vivido en familia el Ojo por ojo y diente por diente? Imagino que sí, porque no hay familia que no haya vivido esto. ¿Te acuerdas cuando tu hermano le pegabas porque se ponía tu mejor ropa? Eso es una especie de ojo por ojo y diente por diente. Acuérdate de aquella travesura hecha a tu hermano cuando te desquitabas por las travesuras que el mismo te hacía.
Así como se puso mi ropa… ahora yo también… Así como no me dejo ver la Tv ahora yo tampoco lo dejo, etc. ¿y los adolescentes? A los papás no les perdonan ni un solo error… así como no me compraste mi celular…, así como no me dejaste tener novio, ahora me voy a suicidar. Así  como no me quiere mi papá, yo tampoco lo buscaré. Etc.
¿Y cómo viven los jóvenes esta ley de Talión? De la peor manera. Así como mi novio me fue infiel, yo también le voy a ser infiel; ¡aah! Con que se lleva con ese “fulano”, entonces no le hablo ni le voy a hablar.
Esto es lo mismo que la venganza y para contrarrestar este vicio, es necesario la humildad. Contra este pecado es necesario el amor. Los esposos, “nivel avanzado”, y por lo mismo el dolor o la herida es mayor, salen raspados los hijos, los bienes y el amor.
-Mi esposo me puso los cuernos, yo también, y le voy a dar donde más le duele.- y entran a escena los hijos.
Me insulta y me humilla mi esposa, que… “me va a conocer…” ¡no sabe con quién se metió! Por eso me voy con mis hijos ellos si me entienden.
Pero todavía más. ¿Qué haces cuando tu hermanito te golpea? ¿Le presentas la otra? ¿Por qué no eres capaz de presentarle la otra mejilla? ¿Qué haces tú esposo o esposa cuando tu pareja te demanda? ¿Dejas que te meta a la cárcel y que te quite todo tu dinero, tu casa y tu sueldo? ¿O te buscas un abogado que demuestre que no tienes ni uno  ni sueldo ni trabajo?
2. FAMILIA Y AMOR AL PROJIMO
Carta a la familia
Querida familia: gracias por ser cristiana, por buscar a Dios, por no olvidarte de Dios.
Gracias por que a pesar de todo estas aquí en esté templo, en esta misa.
Sé que las cosas no van tan bien, que hay enojos, malos entendidos y tantas carencias. Se que es difícil poner en práctica, entre nosotros, el mandato del amor. Pero déjame decirte que cada vez que veo a una madre soltera dar la vida por sus hijos yo bendigo a Dios.
Cada vez que veo  un papá salir a buscar el pan de cada día, aun a costa de humillaciones y malos tratos para que no les falte nada a sus hijos y llevarles el sustento diario, yo bendigo a Dios.
Cada vez que veo el esfuerzo de unos padres preocupados para que sus hijos sigan sus estudios, yo bendigo a Dios.
Porque sin saberlo estos padres están poniendo en práctica, en sus familias, el mandamiento del amor.
El amor ama, no porque el amado se lo merezca, sino simplemente porque desea amar. El amor es gratis. Si tu mamá, papá, hermano amas eres de los que son capaces de decir “Te amo, poque te amo, no porque me obligues a amarte”.
Que Dios te ayude a mar y te ayude a reencontrar el verdadero amor. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario