lunes, 31 de octubre de 2016

SALMOS DEL MES DE NOVIEMBRE




FIETA DE TODOS LOS SANTOS (CICLO C)
1 de noviembre
SALMO RESPONSORIAL (sal 23)
Escucha"23 Todos los Santos" en Spreaker.

R: Ésta es la clase de hombres que te buscan, Señor.

L: Del Señor es la tierra y lo que ella tiene,
el orbe todo y los que en él habitan,
pues él lo edificó sobre los mares,
él fue quien lo asentó sobre los ríos.

R: Ésta es la clase de hombres que te buscan, Señor.

L: ¿Quién subirá hasta el monte del Señor?
¿Quién podrá entrar en su recinto santo?
El de corazón limpio y manos puras
y que no jura en falso.

R: Ésta es la clase de hombres que te buscan, Señor.

Ése obtendrá la bendición de Dios,
y Dios, su salvador, le hará justicia.
Ésta es la clase de hombres que te buscan
y vienen ante ti, Dios de Jacob.

R: Ésta es la clase de hombres que te buscan, Señor.



CONMEMORACIÓN A TODOS LOS FIELES DIFUNTOS (CICLO C)
2 de noviembre
PRIMERA MISA
SALMO RESPONSORIAL (sal 26)
R: Espero ver la bondad del Señor.
L: El Señor es mi luz y mi salvación,
¿a quién voy a tenerle miedo?
El Señor es la defensa de mi vida,
¿quién podrá hacernos temblar?

R: Espero ver la bondad del Señor.

L: Lo único que pido,
lo único que busco es vivir en la casa del Señor toda mi vida,
para disfrutar las bondades del Señor
y estar continuamente en su presencia.

R: Espero ver la bondad del Señor.

L: Oye, Señor, mi voz y mis clamores y tenme compasión.
El corazón me dice que te
busque y buscándote estoy.
No rechaces con cólera a tu siervo.

R: Espero ver la bondad del Señor.

L: La bondad del Señor
espero ver en esta misma vida.
Ármate de valor y fortaleza
y en el Señor confía.

R: Espero ver la bondad del Señor.

SEGUNDA MISA 

Escucha"25 Fieles difuntos 2" en Spreaker.
 
R: Señor, escucha mi oración.
Desde el abismo de mis pecados clamo a ti;
Señor, escucha mi clamor;
que estén atentos tus oídos
a mi voz suplicante.

R: Señor, escucha mi oración.

Si conservaras el recuerdo de las culpas,
¿quién habría, Señor, que se salvara?
Pero de ti procede el perdón,
por eso con amor te veneramos.

R: Señor, escucha mi oración.

Confío en el Señor, mi alma espera
y confía en su palabra;
mi alma aguarda al Señor,
mucho más que a la aurora el centinela.

R: Señor, escucha mi oración.

Como aguarda a la aurora el centinela,
aguarda Israel al Señor,
porque del Señor viene la misericordia y la abundancia de la redención,
y él redimirá a su pueblo de todas sus iniquidades.

R: Señor, escucha mi oración.

TERCERA MISA
Escucha"26 Fieles difuntos 3" en Spreaker.



R: El Señor es compasivo y misericordioso.
L: El Señor es compasivo y misericordioso,
lento para enojarse y generoso para perdonar.
No nos trata como merecen nuestras culpas,
ni nos paga según nuestros pecados.

R: El Señor es compasivo y misericordioso.

L: Como un padre es compasivo con sus hijos,
así es compasivo el Señor con quien lo ama,
pues bien sabe él de lo que estamos hechos
y de que somos barro, no se olvida.

R: El Señor es compasivo y misericordioso.

L: La vida del hombre es como la hierba,
brota como una flor silvestre:
tan pronto la azota el viento,
deja de existir y nadie vuelve a saber nada de ella.

R: El Señor es compasivo y misericordioso.

L: El amor del Señor a quien lo teme
es un amor eterno,
y entre aquellos que cumplen con su alianza,
pasa de hijos a nietos su justicia.

R: El Señor es compasivo y misericordioso.

XXXII DOMINGO ORDINARIO (CICLO C)

6 de noviembre

SALMO RESPONSORIAL (sal 16)
Escucha"31 Domingo XXXII Ordinario" en Spreaker.


R: Al despertar, Señor, contemplaré tu rostro.

L:Señor, hazme justicia
y a mi clamor atiende;
presta oído a mi súplica,
pues mis labios no mienten.

R: Al despertar, Señor, contemplaré tu rostro.

L: Mis pies en tus caminos se mantuvieron firmes,
no tembló mi pisada. A ti mi voz elevo,
pues sé que me respondes.
Atiéndeme, Dios mío, y escucha mis palabras.

R: Al despertar, Señor, contemplaré tu rostro.

L: Protégeme, Señor, como a las niñas de tus ojos,
bajo la sombra de tus alas escóndeme, pues yo,
por serte fiel, contemplaré tu rostro
y al despertarme, espero saciarme de tu vista.

R: Al despertar, Señor, contemplaré tu rostro.
 



XXXIII DOMINGO ORDINARIO (CICLO C)
13 de noviembre
SALMO RESPONSORIAL (sal 97)

Escucha"32 Domingo XXXIII Ordinario" en Spreaker.
 
R: Toda la tierra ha visto al Salvador.
Cantemos al Señor
al son del arpa,
aclamemos al son de los clarines al Señor,
nuestro Rey.

R: Toda la tierra ha visto al Salvador.

Alégrese el mar y el mundo submarino,
el orbe y todos los que en él habitan.
Que los ríos estallen en aplausos
y las montañas salten de alegría.

R: Toda la tierra ha visto al Salvador.
.
Regocíjese todo ante el Señor,
porque ya viene a gobernar el orbe.
Justicia y rectitud serán
Las normas con las que rija a todas las naciones.

R: Toda la tierra ha visto al Salvador.




NUESTRO SEÑOR JESUCIRSTO, EL REY DEL UNIVERSO (CICLO C)
20 de noviembre
SALMO RESPONSORIAL (sal 121)
R: Vayamos con alegría al encuentro del Señor.
L: ¡Qué alegría sentí cuando me dijeron:
“Vayamos a la casa del Señor”!
Y hoy estamos aquí, Jerusalén,
jubilosos, delante de tus puertas.

R: Vayamos con alegría al encuentro del Señor.

L: A ti, Jerusalén, suben las tribus,
las tribus del Señor,
según lo que a Israel se le ha ordenado,
para alabar el nombre del Señor.

R: Vayamos con alegría al encuentro del Señor.

Por el amor que tengo a mis hermanos,
voy a decir: “La paz sea contigo”.
Y por la casa del Señor, mi Dios,
 pediré para ti todos los bienes.

R: Vayamos con alegría al encuentro del Señor.


PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO (CICLO C)
27 de noviembre
SALMO RESPONSORIAL (sal 121)

Escucha"01 Domingo I Adviento" en Spreaker.
 
R: Vayamos con alegría al encuentro del Señor.
L: ¡Qué alegría sentí, cuando me dijeron:
“Vayamos a la casa del Señor”!
Y hoy estamos aquí, Jerusalén,
jubilosos, delante de tus puertas.

R: Vayamos con alegría al encuentro del Señor.

L: A ti, Jerusalén, suben las tribus,
las tribus del Señor, según lo que a Israel se le ha ordenado,
para alabar el nombre del Señor.
En ella están los tribunales de justicia, en el palacio de David.

R: Vayamos con alegría al encuentro del Señor.

L: Digan de todo corazón:
“Jerusalén, que haya paz entre aquellos que te aman,
que haya paz dentro de tus murallas
y que reine la paz en cada casa”.

R: Vayamos con alegría al encuentro del Señor.

Por el amor que tengo a mis hermanos,
voy a decir: “La paz esté contigo”.
Y por la casa del Señor, mi Dios,
pediré para ti todos los bienes.

R: Vayamos con alegría al encuentro del Señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario