sábado, 24 de septiembre de 2016

PRIMERAS ORDENACIONES DIACONALES DE MONS. FIDENCIO.




San Andrés Tuxtla. Ver., 24 de Septiembre2016.-Tal vez algunos piensen que fue mucho tiempo en decidirse, tal vez otros piensen que no es así; lo cierto es que hoy 24 de septiembre de 2016 fueron las primeras ordenaciones, desde que llega a la Diócesis, (cabe aclarar que no tan sólo son las primeras ordenación diaconales, sino que son las primeras en cuanto que Mons. Fidencio ha sido parte del proceso vocacional de los hermanos que hoy fueron diáconos), son frutos del acompañamiento de Mons. Fidencio. 

Así pues, los 4 hermanos diáconos que hoy se ordenaron fueron: Urbano Cuastle, Rafael Pérez, Amado Romero, Isaac Bolaños. La catedral fue abarrotada. Muchos hermanos de las diferentes parroquias, así como de aquellos lugares donde sirvieron estos hermanos nuestros llegaron muy temprano, y la misa dio inicio a las 11am. Las emociones no se dejaron esperar, la procesión solemne, de desveló desde un principio. 

 
Cierto que fueron pocos sacerdotes y pocos diáconos, es sábado, es fin de semana, muy complicado para los párrocos. Pero los entendemos. ¡Y los perdonamos!
Al final de la procesión los candidatos se quedaron abajo, con sus familias, como siempre, como acompañándolos en su último instancia y momento familiar, como cuando el novio pasa su último momento en casa, antes de ir a formar otra familia.
Y comenzó la misa, todo en orden, todo en paz. Los seminaristas que los tuvieron por compañeros en el seminario se admiran. Y les queda el sabor a ganas de seguir estudiando. Algunos intuyen el sabor dulce de ese momento cuando se ven todos los esfuerzos coronados. 








A veces con hambre, a veces con frio, sacrificando tiempos, gustos, y placeres. Sabrá Dios cuantos sacrificios vivieron en el seminario, mientras otros viven en el mundo disfrutando del placer y de lo que ofrece el mundo y sus ideologías, aquí cuatro jóvenes que están felices, sabiendo que el sabor del sacrificio es la verdadera gloria.
Oran en silencio mientras se postran completamente en el suelo, mientras Dios susurra en el corazón. ¡Hasta este momento te he traído, hasta este momento quería llegar a ti! ¡Sé un buen diacono, sé un buen sacerdote!
Que Dios bendiga los santos propósitos que hoy guardan en el corazón estos hermanos míos. Dios bendiga a la Diócesis, Dios bendiga a la Iglesia, Dios bendiga a las familias de estos hermanos nuestros, a sus papás y a sus mamás, que fueron los que les enseñaron sus primeras oraciones, sus primeros pasos en la fe; es esa familia con papá y mamá es donde se enseña que Dios es primero, que es real, que es una persona, y no una ideología, o un mero concepto, que Dios existe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario